martes 24 de noviembre de 2020
Perfil

FúTBOL | 15-11-2020 09:15

La salud de Maradona y el carancheo periodístico

El periodismo no puede resolver las disputas familiares ni las internas en su famoso “entorno”. Pero sí puede actuar con ética y profesionalismo y dejar tranquilo a Diego. No será un negocio ni dará clicks, pero lo ayudará a recuperarse.

Agustín Colombo
Agustín Colombo

Periodista

El morbo siempre vendió. Pero el morbo vinculado a Maradona es, acaso, el más morboso de los morbos. Tanto en Argentina como en otros países en los que Diego es mucho más que aquel futbolista que brilló y se hizo famoso en todo el mundo antes de que existieran internet, las redes sociales y los smartphones.

Pasó desde que Maradona es Maradona. O, al menos, desde que Maradona se convirtió en ese Dios sucio que describió alguna vez Eduardo Galeano: pecador, mujeriego, tramposo, drogadicto, borrachín y ahora adicto a las pastillas. Siempre el más humano de los dioses.

Maradona está mal. Tan mal como en 2000 en Punta del Este, cuando debió ser trasladado de urgencia al Sanatorio Cantegril por una crisis hipertensiva y un cuadro de arritmia ventricular provocado por el consumo de drogas. “Me encontré un hombre muriendo”, contó después Jorge Romero, el médico que lo asistió. Maradona está tan mal como en 2004, cuando de vuelta en Buenos Aires –luego de su rehabilitación cubana por su adicción a las drogas– estuvo otra vez al borde de la muerte por una crisis hipertensiva con un cuadro basal de cardiopatía dilatada agravado por una infección pulmonar.

Todo se agrava porque Diego ya no tiene 40 ni 44 años. Tiene 60 y un historial clínico cargado de enfermedades y complicaciones. Por eso, ahora más que nunca, cada minuto de tranquilidad ayuda a su postoperatorio, a su recuperación. El periodismo no podrá resolver las disputas familiares, las tensiones –entendibles o no– entre exparejas y sus hijas. Tampoco podrá resolver cómo actúa o deja de actuar su famoso “entorno”, una palabra que siempre estuvo unida a las peripecias de Diego, y que en este tiempo, como es mucho más difuso –ya no está Cysterpiller, ya no está Coppola, ya no está Claudia– habilita todo tipo de especulaciones y suspicacias.

Lo que sí puede hacer el periodismo es actuar con ética y profesionalismo. Aportar desde su lugar, que no es periférico sino central. Preguntarse para qué publicar algo. Este último viernes, el portal Infobae –el más leído del país durante varios meses de este 2020– publicó fotos, obtenidas desde un drone, de la nueva casa de Diego en Tigre e incluso de él junto a un grupo de personas. El drone, obvio, sobrevoló el lugar y capturó imágenes del ámbito privado sin ningún tipo de permiso.

Enseguida, sucedió lo que sucede en estos casos: miles de personas clickearon y las vieron. El clickbait como bandera. En esas imágenes no había nada extraño ni diferente a lo que se podía imaginar. Pero el morbo siempre garpa. La propia Comisión Gremial Interna de Infobae salió a repudiar la publicación: “No compartimos estas prácticas que reniegan de la ética periodística y vulneran los derechos individuales. Como comunicadores instamos a un ejercicio responsable de la profesión”, expresaron. Hubo otros periodistas –Daniel Arcucci, Alejandro Wall, por citar algunos– que también cuestionaron el tratamiento mediático que viene recibiendo la salud de Diego, sobre todo desde que fue dado de alta. 

Fernando Signorini, amigo y ex preparador físico de Diego, también tuvo algo para decir: “Estos son los mismos tipos q después tienen el descaro de juzgar a Maradona. Una cámara encima las 24 hs desde los 16 años...no soportarían un solo día. Más miserable no se consigue”. Fue Signorini el que le acercó a Maradona algunos libros de Galeano. Y fue Galeano el que escribió: “Maradona fue condenado a creerse Maradona y obligado a ser la estrella de cada fiesta, el bebé de cada bautismo, el muerto de cada velorio. Más devastadora que la cocaína es la 'exitoína'. Los análisis, de orina o de sangre, no delatan esta droga".

Hace 20 años, cuando Diego peleaba por sobrevivir en Punta del Este, este mismo morbo de Maradona en el precipicio de su vida se apoderó de varios medios y periodistas. La salud de Maradona era noticia nacional y la lógica de la primicia hacía lo suyo: el Sanatorio Cantegril se convirtió en zona caníbal. Fue entonces cuando la revista Veintidos –sucesora de XXI y predecesora de Veintitrés– publicó una tapa escrita por –oh, la grieta– Adrián Paenza y Jorge Lanata. La tapa era sobria, con mucho blanco y un Diego chiquito agarrándose las rodillas. El título era: “Déjenlo en paz”.

tapa Veintidos Maradona
La tapa de la revista Veintidos en 2000.

 

En esta Nota

Agustín Colombo

Agustín Colombo

Periodista

Comentarios

También te puede interesar

Más en
equipo Pts. Pj Pg Pe Pp Gf Gc Df
1 Boca Juniors Boca Juniors
48
23
14
6
3
35
8
27
2 River Plate River Plate
47
23
14
5
4
41
18
23
3 Vélez Vélez
39
23
11
6
6
27
14
13
4 Racing Club Racing Club
39
23
9
12
2
28
23
5
5 Argentinos Juniors Argentinos Juniors
39
23
10
9
4
22
17
5
Jugador Equipo Goles Jugada Cabeza T.Libre Penal
Rafael S. Borré Maury
River Plate
River Plate
12
10
1
0
1
Silvio E. Romero
Independiente
Independiente
12
4
4
0
4
José Sand
Lanús
Lanús
10
3
1
0
6
Cristian Tarragona
Patronato
Patronato
9
7
2
0
0
Nahuel L. Bustos
Talleres
Talleres
9
8
1
0
0
  Equipo 17-18 18-19 19-20 Total Pj Prom.
20 Aldosivi Aldosivi
33
0
22
55
48
1.146
21 Central Córdoba (SE) Central Córdoba (SE)
0
0
26
26
23
1.130
22 Patronato Patronato
26
33
23
82
75
1.093
23 Colón Colón
23
41
18
82
75
1.093
24 Gimnasia Gimnasia
29
27
23
79
75
1.053