martes 05 de julio del 2022
Mercado de pases

Riquelme tiene en la mira al paraguayo Ángel Romero para reforzar a Boca

El líder del Consejo de Fútbol ya piensa en el equipo para pelear la Copa Libertadores de 2022 y apuntan al ex San Lorenzo. ¿Y si lo llama Román?

442
10-12-2021 11:48

Boca no quiere perder tiempo de cara al armado del plantel de 2022, el cual tendrá como principal objetivo ganar la Copa Libertadores. Por eso, Juan Román Riquelme empieza a pensar en el armado del equipo y uno de los nombres que está en el radar es el del paraguayo Ángel Romero

El ex San Lorenzo, que no tiene club y se está entrenando con la selección paraguaya, supervisado por Guillermo Barros Schelotto, es del agrado de Riquelme y el Consejo de Fútbol lo tiene en la mira, según informó el periodista de TyC Sports Tato Aguilera 

La idea de Riquelme sería contratar únicamente a Ángel Romero, quien podría llegar sin su hermano mellizo, Óscar. Cabe aclarar que los hermanos Romero suelen ir los dos juntos a los clubes y en su último paso por San Lorenzo fueron muy cuestionados por conflictos internos en el plantel.  

Ángel Romero, de 29 años, es un volante ofensivo, muy habilidoso, que podría jugar en el puesto de Edwin Cardona. Inició su carrera en Cerro Porteño, luego pasó al Corinthians de Brasil y luego recaló junto con su hermano en San Lorenzo

Los otros jugadores que tiene en carpeta Riquelme para el nuevo Boca

Además del interés por Ángel Romero, Riquelme junto a su Consejo de Fútbol tendría otros nombres en la mira para reforzar a Boca. Uno de los apuntados es el peruano Christian Cueva, quien es un pilar clave en el seleccionado que dirige Ricardo Gareca

El peruano de 30 años juega en el Al-Fateh de Arabia Saudita y, de llegar podría ocupar el lugar de Cardona.

Christian Cueva

Hay otro futbolista que despertó el interés en Boca. El uruguayo Agustín Canobbio, una de las jóvenes figuras de Peñarol, interesa en el Xeneize. El mediocampista de 23 años es comparado con Nahitan Nández por su gran despliegue en el campo de juego. 

Agustin Canobbio

 

En esta Nota