Perfil

FúTBOL | 05-01-2021 09:38

Se fue Burruchaga, se iría Pusineri y hay dirigentes que renuncian

El club presidido por Hugo y Pablo Moyano se desangra. Fracaso deportivo, crisis económica e inestabilidad institucional.

Si alguien había especulado con que nada de lo que pasara este año podía ser peor que lo que ocurrió en 2020, que mire para Avellaneda y haga foco en Independiente. La derrota del domingo ante Arsenal activo un efecto dominó letal: el equipo se quedó sin chances en la Copa Maradona, renunció el mánager Jorge Burruchaga, el entrenador Lucas Pusineri quedó en la cuerda floja cuando una semana antes le habían prometido renovar el contrato por un año más y el secretario deportivo Jorge Damiani pidió “licencia”, un eufemismo que enmascara su renuncia a la Comisión Directiva. Y recién van 5 días de enero.

Adiós Burruchaga

La de Burruchaga fue una renuncia anunciada. Hacía por lo menos diez días que no asomaba por el club a la espera de una reunión con el presidente Hugo Moyano, que recién se concretó este lunes. Ya tenía la decisión tomada desde que los dirigentes decidieron renovarle el contrato a Pusineri, cuando la postura de Burru era cambiar de entrenador.

Ahora ya empezaron a circular nombres de posibles reemplazantes: Daniel Montenegro, Nicolás Frutos y Bruno Marioni son los candidatos que más suenan. El Rolfi, que había presentado un proyecto en marzo antes de que llegara Burruchaga, el lunes por la noche comentó: “Si me llaman, los voy a escuchar, ellos ya me escucharon a mí”.

Pusineri tambalea

Lo de Pusineri expone la manera desprolija en que manejan el club. En la previa de Nochebuena los Moyano le dejaron en el arbolito la propuesta para seguir un año más. Pero todo cambió este domingo. La derrota con Arsenal modificó los planes y ahora el entrenador quedó con un pie afuera. Los números no lo amparan: el Rojo perdió tres de los cuatro partidos que disputó por la Fase Campeonato y se despidió de la Copa Diego Maradona, y antes había quedado eliminado en cuartos de final de la Sudamericana ante Lanús.

Las decisiones centralizadas en Hugo y Pablo Moyano, y en el secretario general Yoyo Maldonado, provocaron también broncas puertas adentro. Por eso renunció Damiani y por eso hay otros dirigentes que podrían tomar la misma decisión, como el secretario de Seguridad, Daniel Seoane, el vicepresidente segundo Carlos Montaña y el secretario administrativo Adrián Espósito.

Como si el fracaso futbolístico y la crisis institucional no alcanzara, el penúltimo día del año pasado la asamblea aprobó un balance escandaloso: el pasivo al 30 de junio de 2020 llegó a 2.807.225.579 pesos, lo que indica que la deuda creció un 70 por ciento con respecto al período anterior. Además, los Moyano consiguieron que los autorizaran a recurrir a fideicomisos y fondos comunes de inversión para obtener recursos financieros.

Comentarios

También te puede interesar

Más en