viernes 01 de marzo del 2024
Copa Libertadores

Sergio Romero, Marcos Rojo y Luis Advíncula ante una final con sabor a revancha el Maracaná

En búsqueda de la séptima Copa Libertadores para Boca, el arquero y los defensores del “Xeneize” querrán torcer la historia jugando en el mítico estadio brasileño donde anteriormente les tocó perder.

442

El sábado será un día especial para el mundo Boca ya que el conjunto de La Ribera va en búsqueda de la séptima Copa Libertadores enfrentándose con Fluminense en Río de Janeiro a partir de las 17:00.

Claramente será una jornada de suma importancia tanto para los jugadores, cuerpo técnico, dirigentes e hinchas del Xeneize, pero hay tres nombres del plantel de Jorge Almirón que saben que será una cita aún más particular para ellos.

Sergio Chiquito Romero, Marcos Rojo y Luis Advíncula se privaron de celebrar en el mítico Estadio Maracaná que en esta oportunidad albergará a unas 80 mil personas, 20.000 de las cuales serán los fanáticos de Boca y la misma cantidad de hinchas Fluminense, mientras que los restantes son quienes compraron plateas en sectores neutrales.

Romero y Rojo quedaron a un paso de la gloria con Argentina

Tanto Romero como el ex defensor de Estudiantes de La Plata, quien tendrá que alentar a sus compañeros desde afuera porque fue expulsado en las semifinales frente a Palmeiras, perdieron la final del Mundial 2014 con la Selección Argentina.

Romero, quien venía de ser figura en la tanda de penales por las semifinales ante Países Bajos, tuvo una correcta actuación aquel domingo 13 de julio de 2014 en el Maracaná hasta que Mario Götze hizo el gol de Alemania en el minuto 113. En la actualidad, el oriundo de Misiones con sus 36 años atraviesa uno de los mejores momentos de su carrera y es pilar en el equipo de Almirón.

"Confío y tengo una fe ciega de que las cosas se nos van a dar y la vamos a ganar. Cuando uno va con confianza y esa tranquilidad de que siente adentro que las cosas van a ir bien, ya estoy contento. O sea, ya voy contento al partido", expresó el arquero en las últimas horas.

Por su parte, Rojo irrumpió en aquel recordado equipo dirigido por Alejandro Sabella, quien lo había tenido en Estudiantes y disputó todos los minutos de los seis encuentros en los que fue titular durante la Copa del Mundo 2014.

Su única ausencia fue en el partido ante Bélgica por los cuartos de final, donde faltó por acumulación de tarjetas amarillas. "Me dolió mucho. Me pierdo la final que tanto deseaba jugar. Ahora, a apoyar a mis compañeros", expresó Rojo luego de la clasificación de Boca ante Palmeiras.

El recuerdo agradable para el capitán del Xeneize data de 2009, cuando conquistó la Copa Libertadores con el equipo de La Plata y, pese a no haber disputado minutos en las finales ante Cruzeiro, Rojo dio la vuelta en el estadio Mineirao de Belo Horizonte.

Advíncula y un magro recuerdo con la Selección de Perú

Al igual que Romero y Rojo, el jugador peruano también tuvo un traspié en el Maracaná defendiendo los colores de su país al ser subcampeón en Río de Janeiro con su selección nacional en la Copa América 2019.

Además, Advíncula desde su llegada a Boca superó la marca de tres títulos a nivel personal que tenía con Sporting Cristal. En el conjunto de La Ribera ya levantó la Copa Argentina 2019/2020, la Copa de la Liga 2022, la Liga Profesional 2022 y la Supercopa Argentina 2022.

Sin embargo, el salto de calidad se lo daría la Copa Libertadores, torneo en el que fue trascendental con un golazo ante Deportivo Pereira que resucitó al equipo azul y oro en su momento más crítico de la competición y el año.

Pero su magro recuerdo se remonta a la Copa América de 2019, en la que Perú cayó en la final ante el local Brasil por 3 a 1. En aquel certamen, el defensor disputó absolutamente todos los minutos en los seis partidos que afrontó el cuadro conducido por Ricardo Gareca, de discreta actuación en la fase de grupos (empate sin goles con Venezuela, triunfo ante Bolivia y goleada 5 a 0 en contra con Brasil), pero que despertó en cuartos con la tanda de penales ganada a Uruguay y en semis con un contundente 3 a 0 frente a Chile.

En la final se le escapó la que hubiera sido la tercera estrella continental para Perú: con tantos de Everton, Gabriel Jesús y Richarlison (había igualado transitoriamente Paolo Guerrero, de penal), los brasileños se impusieron 3 a 1 en el Maracaná.

JP