jueves 23 de mayo del 2024
Mundo Boca

Sin acordar la renovación con Valentini, ¿quiénes son los 16 jugadores que se fueron en conflicto de Boca en la era Riquelme?

El joven defensor central fue marginado del plantel por no acordar la extensión de su contrato y de no resolverse podría sumarse al extenso listado que abandonaron en club en malos términos.

442

En la antesala de la final ante Godoy Cruz en Boca fueron días movidos y eso lo confirma que el Consejo de Fútbol le comunicó al cuerpo técnico de Diego Martínez que no convoque a Nicolás Valentini luego de que le anunciara a la dirigencia que no firmará la extensión de su contrato a pesar de que el club aceptó las condiciones que pidió el jugador.

En ese contexto, como el club decidió “colgar” al defensor hasta que no resuelva su situación contractual, pareciera que el zaguero que fue convocado a la Selección Argentina en la última fecha FIFA terminará su vínculo con el club de una manera conflictiva como Valentín Barco, Agustín Rossi y muchos otros.

Desde que Juan Román Riquelme asumió como vicepresidente segundo en el Xeneize el 9 de diciembre de 2019, hasta la actualidad ahora como presidente, en su gestión el conjunto de La Ribera sufrió la salida de 16 jugadores en conflicto por distintas razones. Acá el detalle de cada uno:

Agustín Rossi: el arquero no llegó a un acuerdo económico siendo las expectativas del entorno del jugador superadoras a lo que el club podía ofrecerle. Tras la salida de Esteban Andrada, Rossi no renovó a tiempo y acordó un préstamo con el Al-Nassr para después desembarcar en su actual club, el Flamengo.

Carlos Izquierdoz: el zaguero era uno de los referentes del plantel fue cuestionado por el Patrón Bermúdez quien trajo a Carlos Zambrano para pelearle el puesto. A pesar de ello el nivel del ex Lanús no pudieron prescindir de él. Luego el reclamo por los premios le jugó en contra y Hugo Ibarra, DT en ese entonces, siguió la bajada de línea de Riquelme para marginarlo del plantel. Allí Izquierdoz acordó su salida al Gijón de España.

Junior Alonso: se marchó del club excusándose de que viajaba por razones familiares y acordó su llegada al fútbol de Brasil por más dinero.

Carlos Zambrano: nunca se asentó en el club, se peleó con Ibarra y de inmediato se marchó.

Julio Buffarini: uno de los primeros jugadores que tuvo conflictos por no llegar a un acuerdo para renovar su contrato en pleno campeonato. Luego de eso no hubo una resolución y se fue libre.

Nahuel Molina: una de las salidas que más le cuesta asumir a Boca por el presente del defensor que juega en España y salió campeón del mundo con la Selección Argentina. El club lo prestó sin asegurar su continuidad y en el momento de negociar su nuevo contrato las partes no llegaron a un acuerdo y el padre del jugador acusó de “rottweilers” a los integrantes del Consejo.

Valentín Barco: una de las grandes figuras del año pasado nunca llegó a un acuerdo con el club. El Consejo pretendía que desde el entorno del jugador le acerquen un número para cerrar un vínculo por tres o cuatro años más. Sin embargo, desde la gente que maneja al Colo esperaban que el club sea el que proponga una cifra para negociar. Dicha reunión para acordar alguna cantidad de dinero y tiempo de contrato no llegó y Barco ejecutó su cláusula de salida para llegar al Brighton del fútbol inglés.

Marcelo Weigandt: el defensor le comunicó al club que quería partir ante el interés del Inter Miami y porque no era tenido en cuenta por Martínez. Como el equipo de Lionel Messi no aceptó la cifra que pretendía el Xeneize (una rescisión de un millón de dólares), el Consejo evitando que se marche libre logró renovar su contrato hasta 2027 y cederlo a préstamo al equipo de la Florida. Sin embargo, el padre del jugador apuntó en contra del club en redes sociales.

Agustín Almendra: una relación colmada de conflictos. En su momento el mediocampista tenía una cláusula de salida de 30 millones de dólares, llegó una oferta de 20 millones y el club no la aceptó. Luego estuvo cerca de dejar el fútbol y esta dirigencia lo rescató, recuperó su nivel, pero una fuerte pelea con Sebastián Battaglia hizo que lo limpiaron del plantel para que baje a la Reserva. Luego llegó con su pase en su poder a Racing.

Alexis Mac Allister: el jugador del Liverpool llegó con la dirigencia anterior encabezada por Angelici y con el arribo de Román se desató el conflicto antes de su partida a Inglaterra. "Me enteré de que Boca había mandado un mail diciendo que yo no iba a Inglaterra. Pero que si el Brighton ponía un millón de dólares, me liberaban. Sentí que no me valoraban, no me sentía importante o no me querían, sólo querían un poco más de plata. Lo hablé con Riquelme​. Tuve algunas charlas con él. mi principal posición fue quedarme. Pero después, en ese lapso entre que digo que me quiero quedar e ir, pasaron cosas que no me gustaron para nada y por eso tomé la decisión de irme", manifestó el campeón del mundo y así le puso fin a su estadía en el Xeneize.

Guillermo Pol Fernández: en 2020 el club se negó a abonar los siete millones de euros que implicaba su cláusula de salida al Cruz Azul de México cuando lo cedió a préstamo. De todos modos, Boca llegó a un acuerdo por un nuevo préstamo y una cláusula de cinco millones. Allí se desató el conflicto, el jugador habría cambiado sus pretensiones tras el cambio de condiciones de compra de su pase. No se llegó a un acuerdo, lo colgaron y hasta el 31 de diciembre no jugó para volver a México. Luego regresó a principios de 2022.

Eduardo Salvio: desde el club le prometieron un contrato espectacular desde lo económico, pero nunca llegó. Lo tuvieron esperando sus últimos seis meses de contrato para presentarle una nueva oferta, pero finalmente no hubo esfuerzos por retenerlo. Se marchó libre a México y el Xeneize no solo perdió a un gran jugador, sino que su inversión de 7 millones de euros también se tradujo en pérdida.

Carlos Tevez: desde un principio visto de reojo por la dirigencia por su reconocida relación con Angelici. Bermúdez y Cascini lo criticaron públicamente y finalmente el jugador, clave en el primer campeonato de la gestión Riquelme decidió retirarse en un ambiente hostil y de poca contención.

Cristian Pavón: estando a préstamo en el LA Galaxy, el equipo norteamericano ofertó 10 millones de dólares por su pase, suma que Boca no aceptó. Luego cuando retornó al club jugó un puñado de partidos, no se acordó su continuidad e incluso su padre acusó al club del poco interés en negociar. Lo colgaron sus últimos seis meses y eso desencadenó en su salida, como jugador libre, al Atlético Mineiro. En su momento, antes del Mundial de Rusia 2018 su pase estaba tasado en 50 millones de dólares.

Sebastián Villa: luego de su condena por violencia de género en Boca decidieron que el delantero no juegue más. En ese contexto el jugador le pidió al club que lo reincorporen y le permitan entrenar en el club y la respuesta fue negativa. Así Villa se marchó a Colombia declarándose en libertad de acción en forma unilateral para firmar contrato con el Beroe Stara Zagora de Bulgaria. El Xeneize inició un proceso judicial, pero la FIFA sentenció que no sancionaría de ninguna manera al colombiano.

¿Por qué Boca colgó a Valentini?

El Xeneize aceptó las condiciones que pidió el jugador para renovar su vínculo y le ofertó extenderlo hasta 2028 con un contrato similar en los números a lo que percibe Cristian Medina, uno de los mimados por la dirigencia.

Sin embargo, desde el entorno de Valentini le aseguraron al club que no firmará en esas condiciones motivo por el cual el Consejo de Fútbol se comunicó al cuerpo técnico de Martínez que no lo tenga en cuenta para el duelo de mañana con Godoy Cruz.

Esta drástica decisión se mantendría de cara a los próximos compromisos si es que no llegan a un acuerdo, algo a lo que buscarán, según la representación del defensor, en una próxima reunión. Mientras tanto, Boca asegura que el central de 23 años seguirá entrenando con el plantel hasta diciembre y se le cumplirá con todo su contrato hasta fin de año.

JP
 

En esta Nota