viernes 01 de marzo del 2024
Mundo Boca

Tarde caliente para Darío Benedetto y Jorge Almirón en el triunfo de Boca ante Gimnasia (LP)

El “Xeneize” triunfo 3-1 en La Plata, pero pese a eso el centrodelantero y el entrenador tuvieron una jornada de cruces con los rivales y el público platense.

442

Con la cabeza puesta en los octavos de final de la Copa Libertadores, Boca visitó a Gimnasia (LP) en una nueva jornada de la Liga Profesional, sabiendo que horas atrás, River ya se había proclamado campeón del torneo.

A pesar de ello, era un partido importante para el Xeneize para sumar tres puntos y poder así aproximarse aún más a la zona de clasificación a la Libertadores de 2024. Demostrando otra versión de lo que fue últimamente, cada vez que le tocó jugar en condición de visitante, el equipo de Jorge Almirón superó ampliamente a su rival.

El encuentro terminó 3-1 para Boca con goles de Miguel Merentiel, Cristian Medina y la reaparición goleadora de Darío Benedetto.

Si bien parecía que era un partido tranquilo, sobre todo teniendo en cuenta el resultado a favor, en Boca el clima era tenso, tanto dentro como fuera de la cancha.

Paradójicamente lo dos personajes que demostraron estar a una temperatura más elevada que el resto en el Xeneize fueron Benedetto que había ingresado hace minutos nada más previo a su gol y Almirón que reaccionó de una manera particular en el festejo del gol del centrodelantero.

En primera instancia, el Pipa, reconocido por ser un jugador que genera roce con los rivales, tuvo un fuerte cruce con Ignacio Miramón y Felipe Sánchez de Gimnasia (LP).

El primer encontronazo fue con Miramón, una de las joyitas del Lobo, donde el delantero respondió ante el empujón del juvenil. Si bien parecía que el episodio quedaba ahí, Sánchez salió a buscar a Benedetto para defender a su compañero.

Arrojándole toda la experiencia encima, el delantero de Boca le respondió a lo que el defensor de Gimnasia le dijo para provocarlo. “Tengo más goles que vos partidos jugados”, le respondió el Pipa.

A su vez, cerca del episodio del delantero y los jugadores de Gimnasia, Almirón también tuvo un particular accionar luego del gol de Benedetto.

En lugar de festejar el tercer gol de su equipo, el entrenador del Xeneize se dio vuelta rápidamente para callar a alguien en la cercanía del banco de suplentes, dando a entender que estaba respaldando al delantero.