sábado 04 de febrero del 2023

Sin Clarín, el Gobierno pactó con TyC

TyC, en sociedad con el Grupo Clarín, tiene hecho un juicio contra la AFA. Sin embargo, Grondona volverá a contratarla: se hará cargo de FpT.

442

La decisión de que Marcelo Araujo, director periodístico de Fútbol para Todos (FpT), no relatara, como se había anunciado, spots publicitarios en la Televisión Pública mediante los partidos de Argentina en las Eliminatorias debería ser anecdótica. No lo es, sin embargo, porque fue la empresa Torneos y Competencias (TyC) la que decidió su reemplazo por Mariano Closs a las apuradas (Argentina jugó ante Chile el viernes 7, y a Araujo se lo notició el jueves por la noche). Es decir, la empresa que enjuició a la AFA por la rescisión del contrato por la televisación de la Primera División en 2009. Empresa, TyC, que a partir del año que viene volvería a encargarse de la producción de los partidos, ya sin su socio, el Grupo Clarín. Es, FpT, un negocio por el que el Estado desembolsa 600 millones de pesos anuales (que se irían a 840 cuando se indexe el contrato).

“Va a haber cambios para 2012, y TyC puede ser una de las productoras, junto a La Corte, que se encargue de producir los partidos”, le cuenta a PERFIL, off the record, una fuente de FpT. “Es probable que trabajemos en la producción, sí”, asiente, también en off, un directivo de TyC.

La pregunta es inevitable: ¿cómo y por qué volvería una empresa que no sólo enjuició a la AFA, sino a la que se le declaró la guerra hace dos años, cuando se estatizó la televisación del fútbol? La respuesta es que en la Argentina “todo pasa” por Julio Grondona.

TyC vuelve. En agosto de 2009, la AFA, con la venia del Gobierno, rescindió de la nada el contrato con Televisión Satelital Codificada (TSC), una sociedad mitad del Grupo Clarín mitad de TyC. Entonces, el presidente de TyC, Marcelo Bombau, amenazó con entablarle un juicio millonario a la AFA (“la sangre va a llegar al río”, avisó, apocalíptico). Pero en TyC no comen vidrio. Grondona tampoco. En consecuencia, y pese a que TSC enjuició a la AFA por 2.280 millones de pesos (la causa todavía rebota de un juzgado a otro), Bombau fue apartado del día a día para que el CEO de TyC, Alejandro Burzaco (hermano de Eugenio, jefe de la Policía Metropolitana), encauzara otra vez la relación, aunque sea diplomática, con la AFA.

La historia es que Grondona nunca quiso guerrear con TyC, sino con el Grupo Clarín. No por nada, la amistad entre Burzaco y Grondona no se resintió ni siquiera cuando la AFA rescindió el contrato con TSC. Más: se encuentran y hablan por teléfono seguido, y fue a Burzaco al que se le ocurrió unificar la Primera División y la B Nacional en una competencia de 38 equipos y quien le entregó una carpeta a Grondona en su casa de Puerto Madero. Grondona se entusiasmó y la propuso en el Comité Ejecutivo.

Es Grondona el que impulsa la vuelta de TyC (sin el Grupo Clarín, desde ya). Por eso aceptó que TyC vetara a Araujo, que también es su amigo. Para que se vea mejor: cuando la AFA rescindió el contrato con TSC, los funcionarios del gobierno que se hicieron cargo de FpT –Carlos Zannini, secretario Legal y Técnico, y Gabriel Mariotto, titular de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual– le preguntaron a Grondona a quién prefería como relator, si a Araujo o a Sebastián Vignolo. “El vicepresidente del mundo” (textual del mismísimo Grondona) eligió sin ambages a su amigo. Que no por nada lo calificó el 4 de septiembre en la previa del partido entre Independiente y Boca como el “Kirchner de la FIFA”.

La salida de Araujo y el nombramiento de Closs son sintomáticos de la influencia que recuperó TyC. “Cristina dio la orden de no hacer olas hasta después de las elecciones. De no tocar nada”, avisó Zannini. “Pero no sería prolijo cambiar de relator a mitad de las Eliminatorias”, expuso la entente Grondona-Burzaco. Lo escrito: a Araujo se le avisó el jueves por la noche que no iba a relatar a Argentina.

Entra Closs, sale Araujo. “Estoy dolido. No me lo esperaba”, le confió Araujo a un amigo. Hasta se llamó a silencio en su cuenta de Twitter, que actualiza a diario, entre el 6 (cuando se enteró) y el 10. “Fue una determinación que se tomó”, comentó ayer, sin ahondar (PERFIL lo llamó sin suerte). “El error –analiza el directivo de TyC– fue de Canal 7 (por la Televisión Pública), que promocionó el partido Argentina-Chile con las caras de Araujo y Julio Ricardo. A la Selección la producimos nosotros. Entonces, al relator lo ponemos nosotros.”

Va otra pregunta inevitable: ¿por qué Grondona dio la venia para la contratación de Closs, que lo criticaba (obvio, ya no) desde Radio La Red? Porque Closs se peleó, y mal, a mediados de agosto, con el dueño de la radio, Daniel Vila, el empresario que intenta destronar a Grondona. Vila decidió que a River en la B Nacional lo relatara Gabriel Anello y no Closs, que incluso se quejó al aire. A Grondona, para variar, lo terminó de convencer uno de sus hijos, Humberto, que es amigo de Closs. “Papá, Mariano trabaja para Vila pero no nos cagó nunca”, intercedió Humberto, que ya había convencido a Grondona, allá por octubre de 2008, de que nombrara a Diego Maradona para dirigir la Selección. Por lo demás, el martes, mientras Closs relataba el partido ante Venezuela, apareció un videograph con el anuncio del partido Belgrano-Boca y los relatos de Araujo. Closs no dijo nada (los relatores de FpT, no bien aparece un videograph así, también anuncian el partido en cuestión, y hasta hace un año, a Araujo se lo nombraba como “el relator del pueblo”). Al menos hasta fin de año, cuando se vence su contrato, Araujo va a seguir a cargo de la dirección periodística de FpT.

Pero el poder de TyC se acrecienta día a día. No importa que esté en juicio con la AFA. Lo explica el directivo de la empresa: “Nosotros ya ni seguimos el juicio. No nos interesa. Pasa que a Clarín sí, y nosotros no somos nada en comparación con ellos. TSC es una sociedad fifty-fifty, pero el que lleva adelante el juicio es Clarín. Y si Clarín va para la derecha, nosotros vamos, y si cambia de rumbo, también. Vamos para donde sopla el viento, y el viento, en este juicio, es Clarín”.

Esta nota fue publicada en la edición impresa del Diario PERFIL