442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
04/06/2018

El debut de Dinamarca en los mundiales en México 86

Dinamarca jugó su primer Mundial en 1986. Hizo una gran primera ronda pero España lo dejó afuera en octavos. //CEDOC

El conjunto europeo llegó con un gran poderío y se transformó en candidato tras una primera ronda perfecta. En octavos, sufrió un duro cachetazo. Video.

Tardaron mucho más de lo imaginado, porque fueron impulsores del fútbol en los Juegos Olímpicos en los inicios del Siglo XX. Sin embargo, a Dinamarca recién le llegó el momento para participar en una Copa del Mundo tras ganar su zona eliminatoria previa a la Copa de 1986.

Los daneses iniciaron un camino exitoso bajo la conducción técnica del polaco-alemán Sepp Piontek, que había comenzado a trabajar en 1979 y se mantendría hasta 1990. Con Piontek, Dinamarca se clasificó para la Eurocopa de 1984 y llegó hasta semifinales, cayendo ante España por penales. Ese mismo año inició las eliminatorias para México’86 y coronó su buen momento ganando el grupo 6 de la UEFA, un punto por delante de la Unión Soviética, postergando a Suiza, Irlanda y Noruega.

El 4 de junio los daneses debutaron en uno de los suburbios de la capital mexicana, la ciudad de Neza, enfrentando a Escocia, que por entonces era dirigida por Sir Alex Ferguson. El partido fue muy equilibrado, pero de a poco Dinamarca fue inclinando la cancha hacia el arco que defendía Jim Leighton. Con varios jugadores de muy buen manejo y dinámica, el cuadro de casaca roja y blanca fue acorralando a los creadores del fútbol.

El capitán Morten Olsen ordenaba el equipo desde la defensa, Jesper Olsen mostraba un despliegue enorme en la mediacancha y la dupla que formaban Elkjaer Larsen y un muy joven Michael Laudrup hacía estragos en la ofensiva. A los 12 minutos del segundo tiempo fue el potente Larsen, quien gambeteó al defensor Malpas y metió un zurdazo bajo y cruzado que superó al arquero Leighton. Ese tanto alcanzó para el festejo desmesurado de los vikingos daneses.

El equipo había sido superior, pero todavía no se había visto su mejor versión, aunque la tónica ofensiva que le imprimió Dinamarca al partido lo situó como candidato a la clasificación. En la segunda jornada, el 8 de junio, aplastó a un sorprendido Uruguay por 6-1: tres goles de Larsen, uno de Laudrup, otro de Jesper Olsen y un sexto de Lerby sirvieron para maravillar a todos. Ni que hablar cuando en la tercera fecha del grupo, Dinamarca despachó 2-0 a Alemania Federal, con goles de Olsen de penal y de Erksen. Ganó el grupo invicto y pintaba para la revelación de la Copa.

Casi 40 mil personas llenaron la cancha en Querétaro, cuando Dinamarca jugó su cuarto partido en el que era amplio favorito ante España. Los españoles habían perdido con Brasil en el inicio y luego superaron a equipos más débiles como Argelia e Irlanda del Norte. La condición de candidato de los daneses se ratificó con el penal que convirtió Olsen, aunque Emilio Butragueño inició su sensacional actuación empatando el resultado a los 44m.

El segundo tiempo fue todo de España. En realidad, fue todo de Butragueño, que anotó tres goles, sumando Goicoechea otro penal convertido. El resultado fue 5-1 y adiós tempranero para quienes habían hecho una primera fase extraordinaria y se toparon con la realidad y con sus propios problemas tácticos en los octavos. Fue una despedida demasiado dura para un equipo que amenazó con revolucionar a un fútbol que no parecía producir cambios importantes.

Archivado en: , , , , , , ,

 

 

Opinión