442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
21/11/2012

Fútbol

Brasil se llevó la copa por penales

El arquero brasileño mira como su colega Orion no puede contenerle a Neymar el último tiro de la serie definitoria. /Fotobaires

Dos goles de Scocco -el primero de penal- dieron a la Selección el 2-1 que llevó a la definición desde los 12 pasos en la que Argentina perdió 4-3.

Al cabo de 90 minutos que no dejaron mucho margen para el elogio, Argentina derrotó a Brasil por 2-1 en el partido revancha del Superclásico de las Américas y empardó así el resultado del encuentro de ida jugado en Goiania, pero en definición por penales cayó 4-3 y de esa manera perdió por segundo año consecutivo el trofeo en juego.

Recién en el último cuarto de hora llegaron las emociones. A los 36 abrió el marcador Ignacio Scocco al convertir un dudoso penal que le cometieron a Juan Manuel Martínez. Dos minutos más tarde igualó Fred y cuando se moría el partido nuevamente Scocco, esta vez con un disparo bajo, forzó la definición por penales.

Durante los primeros 45 minutos, Argentina y Brasil buscaron el gol con ahínco pero sin muchas ideas. El equipo de Alejandro Sabella tuvo la pelota durante la mayor parte del segmento, pero no supo utilizarla. Brasil, en tanto, se paró para jugar de contraataque y casi nunca lo utilizó.

El gran problema del representativo de la AFA fue que no pudo hilvanar acciones coordinadas. Walter Montillo era el hombre indicado para esa función, pero casi no pesó. Trató de juntarse en la mitad de la cancha con Gino Peruzzi, pero se diluyó rápidamente.

Fue justamente Peruzzi el hombre que se encargó de llevar, con su escaladas por derecha, el balón hacia campo contrario. Pero le faltó criterio en los metros finales del terreno.

Por todo esto, Argentina casi no generó acciones de riesgo frente al arco de Diego Cavalieri. Su única llegada de cierto peligro aconteció a los 6 minutos cuando Montillo ejecutó un tiro libre desde la derecha que cayó en el segundo palo pero ni Hernán Barcos ni Lisandro López lo pudieron conectar. Sebastián Domínguez, sorprendido, se llevó por delante la pelota, que salió besando el poste derecho.

Brasil dependió casi con exclusividad de Neymar, quien fue protagonista de las dos únicas situaciones de su equipo. A los 12 arrancó en mitad de cancha, superó a tres jugadores argentinos y antes de pisar el área grande intentó habilitar a Fred, que estaba libre, pero en su camino se interpuso Leandro Desábato.

A los 32 tuvo la chance más clara de la etapa. Arouca metió un pase a espaldas de la defensa albiceleste y Neymar recibió completamente libre ingresando por izquierda, pero solo frente a Agustín Orion elevó su remate por encima del travesaño.

Los primeros 35 minutos del segundo tiempo pasarán al olvido porque allí se volvieron a repetir los mismos errores que en la primera parte. Pero en el minuto 36 llegó inesperadamente la apertura del marcador. El Burrito Martínez ingresó al área y Lucas Márquez le quitó la pelota, primero, y luego le arrastró la pierna. El árbitro chileno Enrique Osses entendió que había sido penal y el ingresado Scocco puso el 1-0 con un disparo alto.

La alegría duró poco ya que dos minutos después Domínguez rechazó mal una pelota, Jean la capturó en la medialuna y su remate pifiado le quedó servido a Fred, quien tampoco le pegó bien pero alcanzó a empujar el balón adentro del arco para poner un empate que parecía sellado.

Sin embargo, a un minuto del cierre Peruzzi arrancó en mitad de cancha y habilitó a Montillo, quien, tras luchar con dos defensores visitantes, logró habilitar a la izquierda a Scocco para que con un disparo bajo y esquinado sellara el triunfo que forzó la definición los penales. En esa instancia, fue Brasil el más certero y se llevó el Superclásico de las Américas.

Mirá la definición:

Archivado en: , ,

 

 

Opinión