442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
19/03/2016

Goleadores sin gol en la Selección Argentina

Tridente de lujo. Messi, Agüero e Higuaín. Llenan sus clubes de goles, pero no se encienden con la celeste y blanca. // Cedoc.

Por Guillermo Montilla | Tiene los mejores delanteros del mundo, pero la carencia del equipo de Martino es que convierte poco. Ante Chile y Bolivia van por el desahogo.

Que Messi, que Agüero, que Higuaín, que Tevez, que Dybala. Goles, goles y más goles son los que juntan los delanteros argentinos en las distintas ligas de Europa. Y son los principales culpables de que la Selección sea una de las más poderosas del mundo. Su poder de fuego convierte una situación ingenua en una de peligro en cuestión de segundos.

Parecía que con el estilo de juego de Gerardo Martino el gol brotaría por todos lados. Pero no fue así: en diez partidos oficiales convirtieron doce goles. Con esta estadística, la selección del Tata se ubica como la de peor promedio de los últimos 25 años, junto a la de Sergio Batista. Un atenuante: contando todos los partidos amistosos el promedio aumenta notablemente. El tema es por los puntos.

Discutir la calidad de los delanteros es tan irreal como hacerlo con los números de este arranque post Alejandro Sabella. Entre la Copa América y el comienzo de la Eliminatoria, la actual subcampeona del mundo y del continente mandó la pelota a la red solo doce veces.

Hay que viajar hasta la era Bilardo (desde 1983 a 1990) para encontrar un ciclo albiceleste con peores números en partidos oficiales: 1,23 (gracias a los 43 goles en 35 partidos). Un aspecto a tener en cuenta es que en ese lapso Argentina fue campeona del mundo en México 1986 y subcampeona en Italia 1990. El otro extremo es la de Marcelo Bielsa, quien en su ciclo marcó 2,08 de promedio (81 goles en 39 partidos).

Irregularidad. La Selección tuvo su pico de rendimiento ofensivo en la Copa América de Chile contra Paraguay, en semifinales, cuando derrotó 6-1 a los de Ramón Díaz. En el grupo igualó 2-2 ante los guaraníes, 1-0 a Uruguay y 1-0 a Jamaica.

En los cruces de cuartos contra Colombia y en la final contra el anfitrión se fue con el marcador en blanco. En ese torneo Agüero fue el máximo anotador con tres tantos, Di María e Higuaín hicieron dos y Messi, Rojo y Pastore convirtieron uno cada uno.

En la Eliminatoria sudamericana el arco se cerró más, ya que sólo gritaron dos veces: en el 1-1 con Brasil (Lavezzi) y en el 1-0 a Colombia (Biglia). Sin embargo, en los primeros cuatro partidos no jugó el tridente Agüero-Higuain-Messi. Con el Kun y Messi lesionados, Higuaín era la posibilidad más potable para ocupar el centro del área, pero su bajo estado en la Copa América hizo que Martino decidiera no convocarlo en la primera doble jornada.

Ahí tuvo su posiblidad Tevez, que si bien tuvo un buen partido ante Paraguay no le dio el gol que necesitaba el equipo. ¿Será eso o su opaco presente en Boca lo que sacó al Apache de la convocatoria ante Chile y Bolivia?

Los que conocen el día a día de la Selección aseguran que la hora de Carlitos en la mente del Tata ya pasó. Otro que debutó en la Mayor fue Ángel Correa, quien tampoco tuvo una buena presentación en el 0-2 contra Ecuador.

Luego de ser, junto a Bolivia, los únicos dos equipos que no gritaron en las primeras dos fechas de la Eliminatoria, llegaron los partidos ante Brasil y Colombia. Ahí volvió Higuaín al equipo, pero el Pipa no pudo sacarse la mufa.

Paulo Dybala tuvo sus primeros minutos, pero en un plantel con mucho desorden no pudo desequilibrar como lo hace partido a partido en la Juventus. Quizás el cordobés no encontró el espacio que necesita para cumplir su función al igual que en Italia, de derecha a izquierda para tener el arco de frente para su pierna hábil.

Todo indica que el jueves ante Chile el entrenador argentino volverá al tridente que tantas alegrías le dio al equipo. Con la vuelta de Messi y Agüero, más Higuaín como ‘9’, los cracks que se quedan afónicos de gritar en España, Italia e Inglaterra deberán volver a llenar sus gargantas de gol.

La curiosidad de la era del Tata es que el mejor futbolista del mundo solo gritó una vez de manera oficial: ante Paraguay, de penal. De su zurda deberá renacer un gol que parece que este equipo perdió. Esta versión 2015/16 tiene que hacer mucho para generar muy poco, algo que era lo opuesto desde que esta generación de estrellas es una fija en la Selección.

Icardi y Carrillo, en lista de espera. El caudal de hombres de gol que tiene Argentina es tan grande que además del tridente que es una fija en las convocatorias desde hace años y de las apariciones de Correa y Dybala, hay delanteros con un muy buen presente pero que todavía ni sueñan para empezar a hacer variantes válidas.

Más por su muy buena pasada temporada que por ésta, el nombre de Mauro Icardi siempre fue potable para ser una variante como ‘9’ de área. Pero este año, sus lesiones y sus actuaciones como capitán del Inter calmaron los rumores que aseguraban que los pesos pesados del plantel lo veían con malos ojos por sus escándalos mediáticos.

Otro que cruzó el charco con mucha expectativa pero aún no las pudo cumplir es Guido Carrillo. El ex Estudiantes fue al Mónaco, pero la rápida eliminación de la Champions League lo sacó de la competencia más importante y lo mandó a la Europa League, en la que quedó afuera tempranamente.

Las flojas actuaciones de Carrillo lo relegaron a la intermitencia entre titularidad y el banco de suplentes y lo que parecía ser una fija, hoy presenta sus dudas.

(*) Esta nota fue publicada en la Edición Impresa del Diario Perfil.

Archivado en: , , , , , , , , ,

 

 

Opinión