442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
29/08/2017

El emotivo regreso de Sharapova a un Grand Slam

Maria Sharapova volvió con todo a un torneo de Grand Slam tras la suspensión por doping. //AFP

La tenista rusa no pudo contener las lágrimas luego de dar el batacazo al eliminar en primera ronda a la número dos del ranking Simona Halep. Video.

La tenista rusa Maria Sharapova sorprendió al ganarle a la rumana Simona Halep, número dos del ranking mundial, en su primer partido de Grand Slam después de haber cumplido una suspensión de 15 meses doping.

Sharapova, invitada especial de la organización del Abierto de Estados Unidos, se impuso por 6-4, 4-6 y 6-3 en un duelo que se extendió por dos horas y 44 minutos y complicó así las aspiraciones de llegar a la cima del ranking de Halep, que al inicio del certamen era la jugadora con mayores posibilidades de quedarse con el uno.

Por el contrario, aumentó las chances de llegar a la cima de la española Garbiñe Muguruza, que venció sin sobresaltos a la local Varvara Lepchenko por 6-0 y 6-3, y mantuvo en la carrera por el uno a la danesa Caroline Wozniacki, que le ganó 6-1 y 7-5 a la rumana Mihaela Buzarnescu, y a la estadounidense Venus Williams, que derrotó 6-3, 3-6 y 6-2 a la eslovaca Viktoria Kuzmova.

Sharapova, campeona en 2006, le puso glamour a la noche neoyorquina, primero desde su atuendo y luego con su tenis, ante un enfervorizado estadio Arthur Ashe, que vivió una jornada de inesperada emoción para un partido de primera ronda.

“Pensé que iba a ser sólo un partido, otra posibilidad de jugar, pero significó mucho más. No se pueden controlar los sentimientos“, destacó una emocionada Sharapova, que se llevó sus manos a la cara y se tapó los ojos como señal de incredulidad, y luego regaló besos con sus manos a las más de 20.000 personas que seguían en el estadio.

“Uno a veces se pregunta por qué trabaja tanto y hace tanto esfuerzo. Y es por momentos como estos que te das cuenta que valió la pena pasar por todo lo que pasé“, remarcó la campeona de cinco Grand Slam.

Faltaban diez minutos para la medianoche neoyorquina cuando el tiro de Halep pareció irse fuera, pero en un cuento de hadas como el de Sharapova, faltaba un toque de suspenso, que lo dio el pedido del Ojo de Halcón por parte de la rumana. Pero no hubo ni calabazas, ni zapatos de cristal: la tecnología demostró que la bola fue mala y Sharapova ya no contuvo las lágrimas.

Desde temprano se notaba que iba a ser una noche especial. La rusa causó sensación al ingresar a la pista central de Flushing Meadows con un llamativo vestido negro con brillantes de Swarovski y transparencias, diseñado por el modisto Riccardo Tisci. Y luego ratificó que estaba en una noche mágica al eliminar a Halep con una victoria clara, que pudo haber sellado antes, pero en el segundo parcial dejó escapar una ventaja de 4-1.

Si bien cometió muchos errores no forzados, los golpes ganadoras de Sharapova marcaron la diferencia entre ambas jugadoras. Por momentos, no se notaba que la rusa hacía 19 meses que no jugaba un partido de Grand Slam, desde Australia 2016.

En el set decisivo, la situación se repitió, pero la ex número uno del mundo ya no desaprovechó la diferencia y se quedó con una victoria que abrió más la lucha por el primer puesto del ranking.

Para Halep, la caída es una nueva decepción, ya que es el quinto torneo en el que puede llegar a ser la número uno y pierde de forma prematura. Incluso, en Roland Garros, en Wimbledon y en Cincinnati, la rumana estuvo a solo una victoria de la cima, pero no la pudo lograr.

Fuente: DPA

Clubes:
Aparecen en este artículo:

 

 

Opinión