lunes 14 de junio de 2021
Perfil

DEPORTE Y POLíTICA | 15-05-2021 12:10

Tinelli y San Lorenzo: anatomía de una “decisión difícil y necesaria”

Tinelli pidió licencia como presidente de un San Lorenzo convulsionado, acechado por una crisis económica y futbolística. Desprolijidades en la gestión y un equipo que quedó eliminado en las cuatro copas que disputó.

Agustín Colombo
Agustín Colombo

Periodista

En tono enigmático, acaso para dar una pista, Marcelo Tinelli había anticipado el último domingo lo que finalmente anunció ayer: su licencia como presidente de San Lorenzo. Fue a través de una efímera story de Instagram antes de la tormentosa derrota ante Racing, que dejó eliminado al equipo de la Copa de la Liga y generó, además, la renuncia de Diego Dabove. “Llegó el momento de soltar”, escribió.

Este viernes, soltó.

Tinelli ya lo tenía asumido, pero si le quedaba alguna duda sobre su estadía al frente de San Lorenzo, la caída contra Racing, luego ante Rosario Central en el Nuevo Gasómetro y la consecuente eliminación de la Sudamericana con dos partidos por jugar, terminaron de definir una “decisión difícil, dolorosa y necesaria”

Porque si bien el pretexto fue el lanzamiento de su programa de televisión –“Mi vuelta al programa, que me demandará entre 10 y 12 horas diarias de trabajo, impedirá que pueda dedicarme a San Lorenzo todo lo que requiere en este duro momento”– detrás de la licencia de Tinelli se asoma un caos general con dos focos que predominan en el horizonte azulgrana: el económico y el futbolístico.  

Probablemente el económico sea mucho más difícil de resolver, pero lo que motivó a Tinelli a delegar su cargo no fue ese, sino el que mueve el amperímetro de cualquier hincha o comisión directiva: el equipo de Primera. Lo reconoció él mismo ayer, en diálogo con Infobae: “Con los malos resultados, se necesita estar presente para todos los cambios que se vayan a hacer. Hay que trabajar diariamente y yo no voy a poder hacerlo por mis obligaciones laborales”. 

dabove tinelli san lorenzo 210120
La apuesta por Dabove no salió: San Lorenzo quedó eliminado de la Copa Argentina, Copa de la Liga, la Libertadores y la Sudamericana.

Al frente futbolístico, con dirección y secretaría técnicas acéfalas y atenuado porque no hay descensos, se le suma el otro: el de números que no cierran. La suspensión de la asamblea de socios que iba a tratar el balance 2019/20 se resignificó con esta renuncia temporaria.

Tinelli anunció su licencia el mismo día que debía realizarse ese encuentro, ahora postergado, que varias personas anticipaban como escandaloso: el balance reconoce un pasivo de 56 millones de dólares y había sido elevado a la Asamblea sin que estuviera en la orden del día de la reunión de Comisión Directiva del 26 de abril.

Con cuentas en rojo, un balance que quería ser aprobado a los empujones, desprolijidades que reconocen incluso en el oficialismo y un turbulento presente del fútbol profesional que amplifica todo, más que obligado por su programa en Canal 13, a Tinelli lo agotó y corrió la gestión.

San Lorenzo es el único de los cinco grandes que no clasificó a los cuartos de final de la Copa de la Liga Profesional –un organismo que seguirá presidiendo Tinelli– y es el único argentino sin chances en los torneos internacionales. El equipo quedó afuera de las cuatro competencias que disputó: Copa Argentina, Copa de la Liga Profesional, Copa Libertadores y Copa Sudamericana

En el club admiten que la pandemia los ayudó: en situaciones normales, el enojo masivo de sus hinchas –canalizado en foros y redes sociales– ya hubiese generado algún final caótico en el Bajo Flores. 

De hecho, contra 12 de Octubre, por la Sudamericana, las banderas en las tribunas habían sido colocadas al revés como crítica del presente, pero fueron sacadas. Nada de eso se vio por tevé.  

 

Un déjà vu: las licencias anteriores de Tinelli en San Lorenzo 

La licencia pedida por Tinelli en San Lorenzo es una historia que vuelve como un loop. Porque no es la primera vez que solicita un descanso en sus funciones dentro del mundo azulgrana, en el que desembarcó en 2012, sosteniendo y validando a un joven y desconocido Matías Lammens como presidente. Apenas tres meses después del triunfo electoral de diciembre de 2013, Tinelli pidió licencia para todo lo que quedaba de 2014: el nacimiento de su hijo Lorenzo y la demanda de Showmatch fueron las razones esbozadas.

En diciembre de 2016, nuevamente arrasó en los comicios del club al presentar la misma fórmula: Lammens presidente-Tinelli vicepresidente. Pero de vuelta su dedicación full o part time a San Lorenzo duró poco: en abril de 2017 le solicitó a la Comisión Directiva una licencia, esta vez por cuestiones de salud y por 18 meses. 

Con Lammens abocado a su candidatura como jefe de Gobierno, Tinelli volvió y empezó a diseñar el paso que venía postergando hacía décadas: presentarse como presidente de San Lorenzo. Dejar de ser el mecenas para hacerse cargo de la gestión. 

En las elecciones de diciembre de 2019, una de las últimas antes de la pandemia que cambiaría todo, el binomio Tinelli-Horacio Arreceygor ganó por goleada: obtuvo el 80,38% de los votos. Muy por detrás quedó César Francis (Volver a San Lorenzo) con el 8.12%.

Ahora, un año y cuatro meses después, el conductor televisivo volvió a apartarse. Mientras Arreceygor asume la presidencia provisoria con la misión de conseguir un técnico y el opositor Francis pide elecciones adelantadas, quien prepara una vuelta moderada es el ministro Lammens. Tinelli, al menos por unos meses, verá todo por TV

En esta Nota

Agustín Colombo

Agustín Colombo

Periodista

Comentarios

También te puede interesar

Más en