viernes 07 de octubre del 2022
Entrevista

Diego Yudcovsky, creador de contenidos: "Arranqué con mi celular y unos auriculares"

Comenzó en el periodismo deportivo a los 17 y pasó de grabarse en su habitación a estar en la transmisión oficial de Conmebol a su 24 años. Su historia.

Diego Yudcovsky supo aprovechar sus conocimientos y el cambio que sufrió el mundo, por la pandemia. A su vez se involucró en un lugar donde es muy difícil de mantenerse: las redes sociales.

Diego tiene un pasado en medios radiales con grandes periodistas, pero un día se terminó todo. Por lo tanto, sin nada, se propuso una meta y se volcó de lleno a hacer entrevistas en varias plataformas. Solamente con su celular y desde su habitación.

Yudcovsky siempre tuvo en claro qué quería hacer de su vida, desde muy chico. "Cuando tenía 12 años quería ser comentarista deportivo. También desde esa época me gustaba escuchar, relatar a Marcelo Araujo, y siempre tenía esa cuestión del show y el deporte. Pero lo que me llevo a ser periodista es ese reconocimiento, no la fama, pero llevarlo para el lado del fútbol", le contó a 442.

"A los 17 años, me llegó la oportunidad de ser un productor de radio. Mientras hacía cursos de relato y comentario, pero no estudiaba periodismo deportivo. De igual manera, fui tres veces a tocar el timbre de una radio, hasta que me dieron la chance. Como me gustó mucho el laburo, ahí empecé a estudiar, pero seguía trabajando. A los 19, por una mera casualidad, un día faltó el conductor e hice mi primera conducción en radio", agregó.

Hoy, con 24 años, formó parte de la transmisión oficial de Conmebol para el sorteo de la Copa Libertadores y Copa Sudamericana.

El principio de la pandemia y el fin de todo

El 2020 fue el año que cambió la vida de todos en varios aspectos, desde familiar hasta laboral. Diego no fue ajeno a lo que pasó y también sufrió que se terminen sus trabajos pero, comenzó algo propio que lo catapultó.

"En marzo, todo lo que venía haciendo se me corta y me quede sin nada para hacer. Así que cuando Alberto Fernández declara que empezaba la pandemia, me propuse a realizar entrevistas por Instagram. Sabía que era mi fuerte y tenía un canal de YouTube donde había entrevistado a un par de personas destacadas (Walter Erviti, Horacio Pagani, Pablo Lunati, Juan Marconi). En 73 días hice 94 notas, en los primeros días de pandemia. Todas autogestionadas para mi cuenta personal, se empezaron a difundir", expresó.

No todo fue periodismo deportivo para Diego, además estudió dos años de ciencias económicas en la UBA, "lo hacía por un mandato familiar", reconoció. Pero para un estudiante siempre es difícil conseguir futbolistas de renombre o ex jugadores que disputaron un Mundial, para poder entrevistar. 

"Esto no lo enseñan en la facultad de periodismo: es ser caradura. Vos tenés que plantear el pedido, sabiendo que hay un 99,99% de chances que no te responda. Pero en ese 0,01% tenés que mostrar un diferencial. Por ejemplo, cuando hable con Diego Forlán, primero le mande las notas que le había hecho a Palito Pereyra y a Álvaro Recoba", expresó.

"Justo entrevisté al Christian Chaco Giménez y mi jefe actual, la vio y me preguntó si la podía usar para su medio. Cuando me consulta eso, le digo “cualquier cosa me podía llamar” y le presente un proyecto.  Así comencé a trabajar en 90min", agregó.

El inicio para el primer contenido

"El lugar donde grabo es mi habitación, es chiquita. Ahí grabé mis primeros videos. Pero arranqué con un celular y auriculares. Estéticamente, no me gustaban, pero lo tenía que hacer. Para las entrevistas, la cámara me la prestaba mi novia y me compré un micrófono bueno de $300. A Erviti, en mi casa, le di uno como si fuese un corbatero, le puse un ganchito y un micrófono de manos libres. Se escuchaba mejor que el que compre", dijo.

El dilema interno de la creación de contenido

El nacido en el 1997 tuvo un quiebre en su profesión y sabía que necesitaba algo más para él. Pero todo fue prueba y error, hasta encontrar el camino, que todavía sigue.

"El canal surge de tener una pantalla propia. La radio no me servía. Las entrevistas eran los primeros videos del canal, pero vi que no pegaba. Con el principio de la pandemia, empecé a dar tips de periodismo para redes sociales, pero también me di cuenta de que no la pegaba tampoco, porque no era nadie", afirmó.

Y añadió: "Comencé a ver videos de SEO de YouTube. Otra cosa que no te enseñan en la carrera y hoy por hoy, para entrar a un medio, te piden eso.  Entonces, observe que cosas podía hacer para mejorar mi canal y si lo podía adaptar a otras redes. Empezaron a mejorar las métricas con eso, pero me faltaba algo más: un buen contenido".

Su paso a YouTube y los grandes cambios

A su vez, mientras Diego generaba buenas vistas y sus números crecían en sus redes. La Selección Argentina se alzaba con la Copa América. Como el triunfo, en Brasil, de la Albiceleste se volvió tendencia, y ahí estuvo atento para saber que temas tocar.

"Estamos en un mundo que la tendencia es La Scaloneta y otro que viene es el Mundial. Por eso hice un proyecto a largo plazo. Pero luego de la Copa América, Argentina era tendencia y era lo que la gente buscaba. Por eso me di cuenta de que tenía que ir por ahí", dijo.

Con la gran demanda y el aumento de visualizaciones, Diego comenzó a darse cuenta de que solo no podía con todo. "Tenía invertir para seguir creciendo. Todo lo que ganó de YouTube lo sigo invirtiendo en mis editores (de video y miniaturas). Yo no me creo su jefe, les pago, les doy las indicaciones, pero son mis brazos y los voy a cuidar", reflexionó y contó una anécdota de cómo llegó un de ellos.

"Un día me dijo “yo puedo editar mejor que lo que vos haces”. Un caradura, como corresponde. En vez de tomarlo mal, le dije “mañana empezás”.

El filtro de selección de temas

El fútbol, el mundo donde se maneja Diego, hay miles de noticias, todo el tiempo. Desde partidos, lesiones, acontecimientos, gestos, lo que sea, pero durante las 24 horas del día se recibe, de alguna manera. Y ante tanta demanda los consumidores piden que se toquen ciertos temas pero todo tiene que pasar por un filtro. 

"Siempre opinan sobre los videos que tengo que hacer. Pero no entienden que atrás de un video hay media hora de guión, que puede salir de la nada, pero hay días de recopilación, chistes y miles de recursos que la gente no ve. Porque no es lo mismo para YouTube que hay que editarlo, hacerle la miniatura y subirlo, que en TikTok que puedo hablar 10 segundos de, no sé, por qué Qatar es el país más plano luego de Maldivas", comentó. Diego llega a cabo un proyecto que se llama: “Expedición Qatar 2022". Donde realiza un video cada domingo con el objetivo de terminar en el Mundial.

El tiempo de edición para cada video

Al ser un proyecto propio y autogestionado, cada uno controla sus tiempos, elige los temas y la duración. Esto último pueden ser 10 segundos a casi media hora. Pero todo lo que no se ve dura mucho más de lo que se cree. "Por ahí editaba un video de 15 minutos y me tardaba casi 4 horas. No podía perder ese tiempo porque tengo otros trabajos y mis cosas. Pero paradójicamente el video más visto del canal, lo edité yo. Eso me da un poco de orgullo y ese video me motivo, porque si no se disparaba no sé si estaría en YouTube", afirmó.

Por eso, los editores tiene un lugar esencial para Diego para acortar ese tiempo de trabajo y ser cada vez mejor. "El editor me manda todo cortado y yo le tengo que decir que frase, foto o video poner. Entonces yo hago muchas cosas, está es la parte más interesante: pienso la idea, hago el guión, grabo el video (de un tirón, aclara), a eso se le hacen los cortes, se le agregan los recursos y luego lo tengo que ver para sí está todo bien.

Y al editor de miniaturas le tengo que explicar que quiero imagen, le tengo que dar para que se exprese mi idea. Un video puede llevar 2 días. Para que después me diga alguien, 'no me gustó tu video' o 'me encanto lo que haces', señaló.

Lo malo y lo bueno de las redes sociales

Lo mejor: "Sería muy hipócrita decirte que no me importa la cantidad de visualizaciones, los likes, las interacciones. Me encanta esa parte, pero sé que me contamina, todo el tiempo me estoy fijando eso. La mejor parte es demostrar que sé más que otro, me gusta el hecho de saber que sé y que no opino sin saber de algo, no es de soberbio. Me gusta superarme".

Lo peor: "Es el hate. Que puede venir de creadores, colegas. El odio de la gente, termina siendo bueno. Porque si me están criticando, quiere decir que me ven".

Los comentarios de todo tipo que se recibe

El hate como contó Diego, empezó a crecer más y más en todo tipo de red social. Una opinión, un emoji, una risa, una crítica de más, puede terminar en daños fuertes en cualquier persona, no solo en el ámbito de YouTube. Eso es algo que Diego vive todos los días, opiniones buenas y malas y cuenta cómo lo vive él.

"Ahí es el 'llegué'”. Pero llegar no implica haberla pasado bien en el camino. Hasta el día de hoy, lo sufro. No me gusta, me encantaría que sean todos buenos. No hay una respuesta si me hace bien o me hace mal. A mí no me jode si se meten con el “Diego creador”, a mí me jodería que se metan con el “Diego persona”, reflexionó.

Y añadió: "Hay de todo tipo. Ponele gente que me invito a su casa como si fuese un amigo, otras personas que me dicen que lindo que sos y por ahí si se lo ponen a una mujer es un tema, lo dejo pasar. Diego te amo me ponen a veces, trato de responder con humor. Me dicen 'no sé por qué no tenés un millón de suscriptores' y otros que me dicen 'no sé para qué mierda vi esto'. Leo todos los comentarios".

En esta Nota