martes 18 de mayo de 2021
Perfil

FúTBOL | 06-01-2021 22:33

Copa Libertadores: la revancha de Madrid depende de un milagro

La derrota de River y el empate de Boca en los partidos de ida hace prácticamente imposible que se vuelvan a cruzar en la final. La semana que viene definen en Brasil.

El sueño se desvanece como lo que era: un sueño. Para River y Boca, Madrid está cada vez más lejos. Había ilusión de una revancha, pero ahora quedó prácticamente sepultada. Después de los partidos de ida que los dos jugaron como locales la posibilidad de que protagonicen un segundo capítulo de la final de Libertadores es remota.

Desde el 9 de diciembre de 2018 la Copa ofrece una cuota extra de morbo: cada sorteo o cada vez que termina una fase se especula con el posible cruce entre Boca y River. Los periodistas, los hinchas y hasta los jugadores tienen presentes una hipotética revancha.

La semana que viene se definirán las semifinales en Brasil y ahí se sabrá si dos años después el mundo del fútbol volverá a quedar paralizado por el desquite copero más esperado.

El que peor la tiene, por supuesto, es River. La derrota por 3-0 en Avellaneda parece ser determinante. Aunque con el equipo de Marcelo Gallardo nunca se sabe. Si hay algo que demostró el Muñeco es que sabe cómo encarar partidos decisivos y tal vez en San Pablo lo vuelva a evidenciar. Además, sería ilógico que los jugadores repitan los errores y el descontrol del martes por la noche en el Monumental. Tal vez Gallardo lo haga de nuevo. Aunque dar vuelta un 0-3 más que una hazaña sería un milagro.

Boca, en cambio, viajará a Brasil con menos presión. El 0-0 en la Bombonera no tranquiliza, obvio, pero también hay que tener en cuenta algo: define de visitante pero en un estadio vacío, sin hinchas, que no tiembla, no late ni intimida con el clima que bajaba de las tribunas en la era pre cuarentena. El empate de local ahora no tiene la carga dramática que tenía hasta el año pasado.

La semana que viene se verá, entonces, el destino de Boca y de River en la Copa Libertadores. El xeneize irá por la séptima, el Millonario por la quinta y tal vez, sólo si la pelota entra donde tiene que entrar, se alinean los planetas y el destino nos devuelve una pared, habrá revancha de la final en Madrid.

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en