domingo 19 de septiembre de 2021
Perfil

FúTBOL | 06-05-2021 18:52

Insultos a Griguol y pedido de renuncia: la canción que avergüenza a los hinchas de Ferro

Timoteo es una leyenda del Verdolaga y uno de los mayores ídolos junto a Cacho Saccardi pero la relación se había roto en un momento. Luego, recibió su merecido homenaje en vida.

Carlos Timoteo Griguol no solo es sinónimo de Ferro sino que su nombre está directamente relacionado con la época más gloriosa que vivió el club de Caballito en toda su historia pero llegó un momento que la relación entre los hinchas y el DT cordobés empezó a romperse e increíblemente desde los tablones de la vieja tribuna de madera se escucharon insultos y pedidos de renuncia.

Esta historia que los simpatizantes más jóvenes no pueden creer y los más grandes recuerdan avergonzados se dio allá por 1994. A Ferro ya no le daba para pelear por el título e incomodar a los poderosos como hizo en la primera etapa de Griguol en el club y después de un cuarto puesto en el Apertura 1992, el equipo no pasaba de mitad de tabla.

Esa misma gente que conoció la gloria gracias a los Nacionales 1982 y 1984 con baile a River incluido en la final en el Monumental, añoraba esa época dorada y le pedía más al equipo y sobre todo a su entrenador, que de alguna u otra manera los había mal acostumbrado enseñándoles que nada era imposible con trabajo, esfuerzo y dedicación.

"Timoteo, vigilante, mandalos para adelante / sos un viejo, pelotudo, siempre nos rompen el culo / Ay, ay ay ay Timoteo no te aguanto más", decía esa canción que todos los hinchas quisieran desterrar de su memoria y más en un día como hoy que los recuerdos que florecen son los más gratos, los alegres, los títulos y las enseñanzas del Maestro.

Después de una temporada sin éxito en River, Griguol regresó a Ferro en 1988 y estuvo hasta la fecha 13 del Clausura 1994. Por los malos resultados, el presidente de aquel entonces Felipe Evangelista decidió despedirlo y en ese momento de descontento popular, la hinchada aceptó la decisión sin cuestionamientos. Con el diario del lunes, hoy podemos decir que la salida de Timoteo coincidió con el ocaso deportivo del club que después de 21 años en la B, daría cualquier cosa por estar en mitad de tabla en Primera División. 

El tiempo puso las cosas en su lugar. Griguol tuvo su homenaje en vida con la estatua emplazada en la sede de García Lorca y cada vez que apareció públicamente recibió el cariño y el agradecimiento de todos los hinchas de Ferro, incluso de los que no llegaron a vivir su mejor época. 

Porque su obra será eterna y su legado también. Como el de Cacho Saccardi, el otro gran símbolo de Ferro que alienta desde el cielo y canta "Que de la mano de Timoteo, todos la vuelta vamos a dar". 

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en