jueves 23 de mayo del 2024
Vóley

Coronados de gloria: los preparadores físicos argentinos campeones en la élite del Vóley mundial

Andrés Esper, Federico Baroni y Sebastián Carotti viven una gran actualidad en las mejores ligas del mundo del vóleibol. Con vasta experiencia y un gran recorrido, cuentan sus historias a corazón abierto.

Pergamino, Azul y Arequito. En estos pueblos del interior cursaron sus estudios, enfrentaron el duelo de haber dejado a su familia y amigos, con una valija llena de sueños se instalaron en sus nuevas ciudades, se capacitaron y tuvieron oportunidades en el rubro del Vóley de nuestro país, pero tal vez, no dimensionaron la posibilidad de transpasar las fronteras para obtener un lugar de prestigio en el mundo de esta disciplina.

Estos son los casos de Andrés Esper, Federico Baroni y Sebastián Carotti, preparadores físicos argentinos que hoy triunfan en el Vóleibol desempeñándose en las ligas más importantes del mundo y hasta compartiendo staff con figuras de la talla de Raúl Lozano, Marcelo Méndez y Julio Velasco, emblemas del deporte nacional.

Andrés Esper, de Pergamino a llegar a destinos como Irán y Rusia

Andrés Esper comenzó su recorrido en la Liga Nacional en La Plata entrenando un equipo de mujeres hasta que tuvo la oportunidad de trabajar con varones en la provincia de Formosa y el destino lo llevó a armar las valijas para estar a cargo de la pareja de Beach Volleyball de Alemania, donde consiguió el subcampeonato mundial. 

Andrés Esper Dynamo Moscú

Cuenta con múltiples experiencias en su haber, además de la mencionada Argentina y Alemania: Bahréin, Polonia, Irán, China, Finlandia, Estonia y Rusia. De todos ellos, en selecciones nacionales estuvo con la masculina de Bahréin y luego con la de Irán, en donde participó en los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Actualmente se encuentra en el Dynamo de Moscú, uno de los equipos más importantes en el mundo del vóley y en donde obtuvo la Super Copa de Rusia y y la Copa de Rusia, una verdadera proeza. Este año estuvo peleando en el plano doméstico hasta el final y salió subcampeón de la Super Liga de Rusia al caer ante el Zénit Kazan.

Federico Baroni, uno de los artífices de una medalla histórica en los Juegos Olímpicos

Federico Baroni fue medallista olímpico en los Juegos Olímpicos de Tokio 2021 al conseguir la histórica medalla de bronce con el resto de la delegación albiceleste y se desempeña como preparador físico del Jastrzebski Wegiel de Polonia, dirigido por Marcelo Méndez y que recientemente se consagró campeón en la Plusliga, el torneo local polaco. 

Federico Baroni Marcelo Méndez

Tras haber obtenido este título por segunda vez, Baroni y Méndez van por otro trofeo: la Champions League cuya final se jugará el próximo 5 de mayo a las 10 (AM) de Argentina.

Sebastián Carotti, el alumno de la escuela de Julio Velasco que triunfa en Italia

Sebastián Carotti, nacido en Arequito, el mismo pueblo que la reconocida cantante Soledad Pastorutti, es preparador físico y entrenador. Su nutrida trayectoria cuenta con pasos por la Selección Argentina y colombiana. Trabajó en  la Liga Nacional y ecuatoriana hasta que recaló en Italia junto a Julio Velasco y tras especializarse, comenzó a dirigir como técnico en el Modena.

En 2023 llegó al Sir Safety Perugia como preparador físico y hace pocos días se coronó campeón de la liga italiana al derrotar 3 a 1 a Monza con la presencia de otro argentino: Sebastián Solé.

Carotti Solé

¿Que los llevó a aceptar estos desafíos?

AE: Cuando estaba en La Plata estaba cómodo y la comodidad te lleva a no progresar y ahí fue donde tuve la posibilidad de irme a Formosa a un equipo de la Liga Nacional de varones. Ahí tenía que rendir examen en todo momento, empecé de cero.

Después me fui a probar suerte al exterior cuando tuve la posibilidad de entrenar a la pareja de Beach Volleyball de Alemania, ahí yo quería ver si yo estaba capacitado para entrenar a un equipo extranjero y hablando en inglés, en otro idioma.

En esa primera experiencia fue que las chicas salen subcampeonas del mundo y ahí tuve la posibilidad de entrenar a un equipo indoor en Stuttgart. El hecho de ver que yo me pude adaptar a todos los países y no defraudar fue como darme cuenta de que ‘fui con toda la energía y me motiva y ahí me dí cuenta que estaba a la altura’.

Después me surgieron posibilidades atractivas desde lo deportivo y lo cultural, como Arabia o Bahréin, entrenar en el Ramadán que no comen ni beben si hay luz solar y de ahí a Polonia, una de las ligas más fuertes del mundo. Allá estuve con Raúl Lozano que es una leyenda.

Después me fui a Irán y conseguimos la clasificación histórica a los Juegos Olímpicos por primera vez y siempre soñé con ir a un país asiático y llegué a China y después llegué a Rusia, pero no solo eso, sino que al Dynamo Moscú que es uno de los equipos más importantes del mundo.

FB: Siempre fue algo que me atrajo trabajar en lo mío en el vóley europeo donde pasan las cosas importantes a nivel clubes. Este llamado de Marcelo Méndez me permitió venir a trabajar a Europa y a una de las ligas mas importantes y venir a uno de los equipos más importantes de esa liga y del continente. Fue difícil desde lo familiar pero desde lo profesional es fantástico

SC:  Durante la preparación del mundial en el 2018, a Julio Velasco, le llega una oferta para ir a entrenar a Modena por 2 años de contrato. Julio, me consulta si me interesaba acompañarlo en este nuevo desafío, obteniendo como respuesta un si de mi parte.

Obviamente era una oportunidad muy importante para mi carrera profesional, tener la posibilidad de trabajar en unas de las ligas más importante del mundo y en una sociedad de gran reconocimiento mundial. Era un desafío  muy entusiasmador, por eso, consultándolo previamente con mi familia, decidí afrontar esta nueva experiencia.

Entre abril o mayo del 2023, la Sir Safety Perugia, me contacta para ofrecerme trabajar con ellos como preparador físico. Luego de analizar la propuesta, decidimos transferirnos a Perugia (toda mi familia: mi esposa Julieta y mi hija Bernardita), donde actualmente me desempeño como preparador físico del equipo.

Era una posibilidad que me permitía ponerme nuevamente en discusión en el área de la preparación física (ya que los últimos años en Modena ocupaba el rol de segundo entrenador), y me ofrecía la oportunidad de trabajar con un equipo que en los papeles,  por calidad de los jugadores que había a disposición, era unos de los más competitivos del torneo; haciendo que las responsabilidades y/u obligaciones sean aún más exigentes.

Su experiencia más fuerte en su recorrido en Europa

AEAlemania fue el lugar en donde mejor estuve a nivel capacidad, energía y a nivel resultados. Salimos subcampeones del mundo. Fue el lugar que me hizo ver que yo podía trabajar afuera, fue la primera vez que dirigí un entrenamiento en inglés, que entrenaba gente de diferentes países, me sobraba energía, tenía mucha libertad para trabajar y mejoraban mucho las chicas. Las jugadoras eran evaluadas en centros olímpicos y en todos los exámenes se sorprendían de como iban mejorando.

Irán es posiblemente la Selección nacional que tengo en mi corazón, viví cosas que no había vivido nunca, viajaba y no tocaba la valija, te metían en los VIPs de prepo, era una cosa que no se podía creer. Después el equipo tiene la mentalidad que nosotros: piensan que le pueden ganar a todo el mundo aunque por ahí no tengamos los recursos. Tienen una mentalidad muy ganadora y jugaban muy bien y fue la primera vez que pudimos jugarle a selecciones campeonas del mundo pensando que les podíamos ganar y les ganamos.

La otra experiencia es Rusia, hace mucho tiempo que quería venir acá. Dios decidió que venga porque muchos me decían que era imposible, es muy difícil que te llamen de un equipo de Rusia, pero por recomendación de jugadores pude venir acá. Es muy difícil llegar como preparador físico, el idioma es otra barrera, es muy complicado, para mí todavía es aún más complejo y encima soy el único extranjero en el cuerpo técnico. No le podía decir que no, es uno de los equipos más prestigiosos, es como que te llame Boca o River.

FB:  El día a día, es muy exigente, sobre todo el nivel de los partidos. Son 16 equipos que juegan esta liga y a pesar de ser uno de los equipos más importantes, si vos no sostenés el nivel durante la temporada, podés perder contra cualquiera, con el primero o con el ultimo, eso te lleva a una autoexigencia constante y además tenemos la responsabilidad porque somos uno de los equipos más importantes del país.

Hay que pensar en los momentos más difíciles e importantes de la temporada como son los playoffs, la Copa, la Copa de Europa, es un desafío interesante.

SC: Las experiencias que uno se lleva de trabajar en estos lugares, como por ejemplo Italia, Polonia Rusia. Es que generalmente las instituciones donde uno trabaja están muy bien organizadas, sea en materia de infraestructuras, logística ó administrativas, permitiendo en muchos casos que todo aquello que uno necesita para trabajar, este a disposición.

También uno se encuentra en una situación que debe llevar adelante un programa de entrenamiento con jugadores (como me ha sucedido a mí y creo que a la mayoría de los profes que trabajan en estas ligas) que son de reconocimiento mundial, casi todos juegan en las selecciones nacionales de  sus países y son personas muy profesionales y que conocen y saben mucho de este deporte.

Como personalmente considero que nuestro trabajo es un “complemento” de la preparación del deportista, porque obviamente el estado de forma del deportista no depende solo de la preparación física, depende “también” de la preparación física, en estos años aprendí a disfrutar del “percorso” (como se dice en italiano), del trabajo cotidiano, del camino que  atravesamos  todos los días para probar a alcanzar los objetivos establecidos.

Muchas veces no depende “solo” de lo que hace un equipo, porque obviamente existen también los rivales, pero si lo que depende solo del equipo, es como prepararse para poder alcanzar esas metas. Eso es lo que me tiene motivado todo el tiempo, el estudiar y pensar cosa conviene hacer en determinadas situaciones o que cosa le conviene hacer a cada jugador para continuar con el proceso de alcanzar la máxima performance.

Una cosa muy sorprendente en este país, gracias a la popularidad que tiene el vóley, como la gente lo vive, un fanatismo impresionante y en algunos casos una presión impresionante, porque la gente en la calle habla de voley, te cruzan y te preguntan '¿Cómo esta Pepito?, ¿Cómo esta Pablito?, ¿Por qué perdimos el domingo? ¡Es fantástico!.

¿A qué se debe el éxito de los preparadores físicos argentinos en Europa?

AE: Puede tener que ver con el deseo nuestro de querer siempre ir al exterior, no se si algo tendrá que ver con eso, no veo mucho eso en otros países, ellos están cómodos. En nuestro caso es distinto, queremos emigrar.

Yo creo que tiene que ver también con las crisis nuestras: si vos querés trabajar en alto rendimiento, ¿Cómo vas a hacerlo en un país que está complicado económicamente? En el CENARD hay quejas porque no hay agua caliente para bañarse inclusive. Para trabajar en alto rendimiento, tenés que viajar.

También tenemos capacidad de adaptabilidad. Nosotros con tantos problemas estamos todo el tiempo adaptándonos en Argentina, a lo mejor eso nos ayuda. Hay gente muy buena, buena, regular y mala, que vos tengas el pasaporte argentino no significa que seas bueno, pero si tenemos energía, nos adaptamos, trabajamos afuera de horario, somos muy persistentes, eso creo que nos ayuda.

FB: Creo que más allá de nuestros casos, hay una larga lista de preparadores físicos argentinos que les está yendo bien en Europa. Un punto en común es que somos todos producto de la escuela nacional, de la Liga. A mi criterio, haber pasado por la Liga fue un aprendizaje fantástico, fue un antes y un después en cuanto a mi profesión, en su momento tenía un nivel y estructuras muy interesantes.

Gracias a eso pudimos crecer en varios aspectos (conducción, desenvolverse en grupos de trabajo, como resolver problemas en el día a día), es un aprendizaje que la teoría no te la da.

El argentino resuelve situaciones desde que se levanta y eso lo podemos llevar al área profesional, tenemos ese plus.

En Europa las condiciones son buenas siempre y un problema pequeño lo agigantan y ellos no están tan habituados en resolverlos, por ahí nosotros tenemos un plus. Igualmente cuando llegas a una liga tan prestigiosa, tenés que mostrar condiciones porque el torneo y los jugadores te prueban constantemente, más allá de nuestra capacidad de adaptarnos y superar obstáculos.

SC: Yo creo que no es casualidad, ni creo que seamos los únicos argentinos para tener esta posibilidad, hubo gente y seguramente habrá gente que pase por la situación que estamos viviendo nosotros.

Conociendo a Andrés y a Fede, la primera cosa que se me viene en la cabeza es decir que están ahí, porque se prepararon para estar en el alto rendimiento. Muchas veces parece que trabajar en el alto rendimiento es una cuestión de fortuna o suerte, digamos que fuera así. Si uno no esta preparado para afrontar el alto nivel, después de una temporada esa fortuna terminaría y fin de la historia.

Claro está, que no es esta  la situación, porque  ya hace muchos años que frecuentan el alto rendimiento, y no solo esto, obteniendo muy buenos resultados. A este punto con mucha modestia, me animo a decir que los preparadores físicos argentinos están bien formados.

Con Andrés y Fede coincidimos en algo: venimos de ciudades (en mi caso pueblo de 7000 habitantes) del interior del país, eso hace que uno tenga que acercarse tal vez a las grandes ciudades donde se puedan encontrar otras oportunidades  o accesos a cosas que a lo mejor quedándose en el pueblo hubiese sido imposible construir una carrera en el alto rendimiento deportivo.

Esto es un indicativo que, desde muy jóvenes, tuvimos que tomar una decisión importante, por ejemplo en mi caso, alejarme de mi familia y amigos, en busca de oportunidades laborales en diferentes ciudades de la Argentina donde tuve la posibilidad de trabajar en varios clubes que enriquecieron mi bagaje de conocimientos.

Si sucede que surge algún imprevisto, que generalmente son improvistos menores, digamos que, con la ayuda de nuestras experiencias vividas, que tal vez eran mas extremas, nos sentimos capaces de resolverlo. Digamos que tenemos buena  capacidad de adaptación y resolución de problemas.

Su visión sobre el papel de la Selección Argentina en los Juegos Olímpicos de París 2024

AE: Vamos a clasificar porque estamos bien posicionados. Ojalá puedan repetir lo de Tokio 2021, es histórico, es muy difícil. No sólo por Argentina, sino que van equipos muy fuertes.

A veces por un punto, por un set podés llevarte la gloria o no pasar, a lo mejor con nuestro exitismo, si quedamos octavos la gente va a decir ‘que desastre fuimos’. Eliminaron a Brasil, una cosa histórica, ojalá se repita y si no se repite no hay que estar con esa locura.

Una cuestión a tener en cuenta es que no tenemos las mismas condiciones de infraestructura y el apoyo gubernamental que otros países. Cuando jugás contra otros países eso influye y se nota. No alcanza con ‘la garra y los huevos’. Que agarren una medalla en cualquier competición internacional es una hazaña. La realidad es esta y lamentó que seamos tan pasionales y tan irracionales.

FB: El ciclo de Marcelo (Méndez) se caracterizó ir tras grandes objetivos. Nuestros jugadores son muy ambiciosos y vamos a ir siempre a tratar de buscar el mejor resultado posible. Si bien estamos bien el ranking y hay que cumplir con los compromisos en donde nos vamos a jugar la clasificación, ya tenemos la planificación armada del año contemplando todo lo que puede llegar a pasar que todavía no lo tenemos asegurado.

Creo que Argentina se puede subir al podio de nuevo, vamos tras  grandes objetivos, sabemos que es difícil, pero confiamos en el material y en los jugadores que tenemos.

SC: El hecho de ganarse la posibilidad de estar en los Juegos Olímpicos ya es un gran premio y un indicador que el trabajo realizado tuvo sus frutos.

Dentro de la manifestación, será todo para descubri. Claramente habrá algunos candidatos, en los cuales no sé cuántos meterán a Argentina en esa lista. Pero en un evento así, hay veces que conviene ser la sorpresa y no el favorito. Un poco como paso en cuartos de finales en Tokio 2021, Italia era el favorito a ganar ese partido, y sin embargo, jugando a grandísimo nivel, si ningún tipo de presión extra (solo la motivación de la gloria) Argentina termino eliminando a Italia.

Todo puede pasar en los Juegos Olímpicos, el nivel será alto, los equipos llegaran preparados para dar el máximo y Argentina no se va a quedar atrás. 

SP