442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
30/04/2017

Doctor Merengue y posverdad

Chiqui Tapia y Edgardo Bauza, siempre cruzados. //DyN

Tapia, Bauza y Sampaoli asombraron con su infinita capacidad para mentir mal y desmentir peor. Angelici, el titiritero de esta historia.

autor Escribe

‚ÄúLa famosa grieta de credibilidad con la que nos hab√≠amos familiarizado se ensanch√≥ repentinamente como un abismo. Arenas movedizas de declaraciones¬† mentirosas de todo tipo, enga√Īos tanto como autoenga√Īos,¬† estaban listas para tragarse a cualquier lector‚ÄĚ

Hannah Arendt (1906-1975); de ‚ÄúMentir en pol√≠tica‚ÄĚ, ensayo publicado por ‚ÄúThe New York Times‚ÄĚ en 1971.
Cualquier acto teatral necesita un acuerdo t√°cito entre el espectador y los actores. Unos fingen ser otras personas, los otros fingen creer que lo son. S√≥lo as√≠ puede desarrollarse una ficci√≥n. Si sobre el escenario se miente con arte, el p√ļblico validar√° la historia y la disfrutar√°. ¬ŅQu√© pasa si el texto o los actores son malos? Para Schopenhauer: ‚ÄúUna mala obra interpretada por buenos actores es mucho mejor que una obra excelente representada por c√≥micos mediocres‚ÄĚ.

La tragedia ‚Äďya no teatral‚Äď estalla cuando a un texto p√©simo se le suma una compa√Ī√≠a de c√≥micos horribles. El resultado es un show bizarro similar a lo que, lejos de las tablas, nos ofrece la televisi√≥n. Se√Īores importantes con carnet y cara de cemento que act√ļan como pueden, mal, y repiten un texto improbable, en el mejor de los casos.

Durante semanas, Chiqui Wall de Moyano, Edgardo Big Feet Bauza y George Saint Paoli nos asombraron con su infinita capacidad para mentir mal y desmentir peor. Chiqui, a√ļn inc√≥modo en su nuevo rol, sobreactu√≥ con torpeza y candor. ‚Äú¬ŅQui√©n dijo que los reyes son los padres?‚ÄĚ, insist√≠a, en tanto los dem√°s le√≠an: ‚ÄúA rey muerto, rey puesto‚ÄĚ. Ay.

Su paso por Barcelona fue un flash. Huy√≥ con pavor de la prensa catalana, cumpli√≥ con el besamanos en una de las casas de Messi y concret√≥ una cita clandestina con un enviado de Saint Paoli, el ansioso, su candidato. Todos sab√≠an que, desde hace tiempo, ambos ten√≠an l√≠nea abierta para organizar el desembarco, mientras Bauza jugaba al solitario en el predio de Ezeiza. El tri√°ngulo pasional fue tan evidente que los andaluces ‚Äďque saben lo que es mentir con garbo‚Äď se cabrearon. Porque una cosa es mirar para otro lado, y otra cosa es quedar como el cornudo del pueblo, razonaron con la l√≥gica del macho ib√©rico.

P.P. Castro, el presidente del Sevilla, se hizo el ofendido y envi√≥ una carta oficial llena de reproches a la AFA. Nadie le crey√≥. Lo que de verdad le molest√≥, y mucho, fue la incontinencia verbal de su amigo Danyel Angel Easy, el titiritero, que lo mand√≥ al frente al hacer p√ļblica la charla en la que le cont√≥ que ir√≠an por Saint Paoli.

Big Feet Bauza, hombre afable y de bajo perfil, arranc√≥ mal y nunca pudo levantar. Convocado por la Comisi√≥n Nosecuantodora, se lo not√≥ tenso en su debut televisivo con La Usina Niembro, donde por primera vez afirm√≥ lo que repetir√≠a hasta en sus √ļltimas apariciones, con el ventilador prendido a full. ‚ÄúArgentina va a ganar el Mundial‚ÄĚ. Afirmaci√≥n temeraria, pero m√°s seria y factible que prometer pobreza cero.

La semana pasada, por fin, Chiqui y Big Feet revelaron lo que todos sab√≠an. Bauza, liberado, habl√≥ sin filtros. ‚ÄúYo estaba afuera antes que asumiera la nueva dirigencia. No me echaron antes porque le ganamos a Chile. Me ningunearon para desgastarme. No me conocen. Si ven√≠an de frente, yo me iba. Se lo dije en la cara a Tapia. Me jur√≥ que la decisi√≥n la tom√≥ √©l pero no es verdad. Fue Angelici. Intent√© hablar de f√ļtbol, pero no entiende nada. Son sindicalistas. ¬ŅSampaoli? No fue √©tico, pero la √©tica siempre pierde. Ojal√° le vaya bien. Eso s√≠, me divert√≠a verlo cuando negaba todo‚ÄĚ, tir√≥ al bulto.

Lo del vide√≠to con insultos de Camel Di Leo, su ayudante, viralizado por culpa de un ‚Äútel√©fono perdido‚ÄĚ, fue ‚Äאּsanto Freud!‚Äď, s√≥lo un chiste. Esta vez la t√°ctica de Bauza funcion√≥ 10 puntos. Cobraron todos.

Chiqui persegu√≠a a Infantino en la Convenci√≥n de la Conmebol en Chile para negociar la sanci√≥n a Messi, cuando supo sobre el desahogo de Bauza. ‚ÄúLos hombres de bien se dicen las cosas en la cara‚ÄĚ, sentenci√≥, con la dignidad como escudo. Despu√©s, solemne, anunci√≥: ‚ÄúEl elegido es Saint Paoli‚ÄĚ. ¬°Sorpresaaa‚Ķ!

Mientras en Washington Macri com√≠a agnelottis con ricota y lim√≥n Free at Last, y un chori nac & pop con papas y Trump, Independiente, el club del Supersuegro Moyano, vice de la AFA, pataleaba por la convocatoria de Ezequiel Barco al plantel Sub 20 que saldr√° de gira por Vietnam ‚Äďtodo muy simb√≥lico‚Äď y jugar√° el Mundial de Corea. ‚ÄúEl chico fue maltratado en el Sudamericano de Ecuador‚ÄĚ, denunci√≥ el secretario general H√©ctor Maldonado, que defendi√≥ a su jugador, herido porque arranc√≥ como titular y termin√≥ en el banco.

Lío, desmentida del cuerpo técnico de Ubeda, charla conciliatoria, final casi feliz. Moyano tuvo que pedirle a Víctor Blanco, secretario de la AFA y mandamás de Racing, que se disculpara en nombre de… Independiente. Qué modernos.

Al mismo tiempo, Ubeda y sus cascoteados discut√≠an con Racing sobre la misteriosa lesi√≥n de Lautaro Mart√≠nez, 9 titular del equipito nativo. Para el club, el jugador sufri√≥ ‚Äúuna distensi√≥n en el m√ļsculo semimembranoso de la pierna derecha‚ÄĚ entrenando con la Sub 20. Batista, el t√©cnico alterno, lo neg√≥: ‚ÄúEl martes no ten√≠a nada‚ÄĚ. Concretado el papel√≥n, fumaron la pipa de la paz. ¬°Los dos a la final!, gritar√≠a Sold√°n.

El otro yo del doctor Merengue, c√©lebre historieta creada en 1945 por Divito, contaba las aventuras de un se√Īor muy formal que dec√≠a una cosa mientras su √°lter ego, desaforado, pensaba otra. En este caso, el globito de lo no dicho es obvio. Independiente y Racing, sin obligaci√≥n reglamentaria y con un cl√°sico por jugar, no quer√≠an cederlos.

‚ÄúLa diferencia entre la mentira tradicional y la moderna a menudo equivale a la diferencia entre esconder y destruir‚ÄĚ, nos advierte Hannah Arendt en su ensayo Verdad y pol√≠tica, editado en 1969 por The New Yorker.

Habr√° que cuidarse entonces, compatriotas, antes que el pensamiento real del doctor Merengue de la posverdad nos empuje al costado del camino, otra vez, y en carne viva.

Esta nota fue publicada en la Edición Impresa del Diario Perfil.

Archivado en: , , , , , , , , ,

 

 

Un pensamiento en “Doctor Merengue y posverdad”

  1. La historieta del Dr.Merengue le cae como anillo al dedo a TODOS,PERO TODOS los dirigentes argentinos, politicos, sindicalistas,deportivos,privados, es el karma de ellos.-

Los comentarios est√°n cerrados.

Opinión