442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
28/05/2017

La villa y el mal de Vladimir Ilich

Ricardo Centuri贸n, un abonado a los conflictos extrafutbol铆sticos. // DyN

Ricardo Centuri贸n gan贸 y desperdici贸 demasiadas chances. Su seguidilla de incidentes fue tolerada mientras su rendimiento en la cancha crec铆a.

autor Escribe

鈥淓l individuo a corregir es un fen贸meno corriente. Tan corriente que representa 鈥搚 茅sa es su primera paradoja鈥 la caracter铆stica de ser, en cierto modo, regular en su irregularidad.鈥

Michel Foucault (1926-1984); Cours du Coll猫ge de France, clase del 22 de enero de 1975: 鈥淟os anormales鈥.
Si Henry Miller fue un patriota del distrito 14潞 de Brooklyn, donde se cri贸, Ren茅 Houseman lo era de la villa del Bajo Belgrano, arrasada por culpa del Mundial que lo consagr贸 en 1978, gorra, muerte y autopistas. En la cancha recib铆a siempre el mismo insulto: 鈥溌illero!鈥. Entre pobres, los que viv铆an en una villa miseria eran lo peor. Vagos que no quer铆an trabajar, sacar a su familia de ah铆, levantar su casa de material, progresar.

En los a帽os 90, cuando la movilidad social se invirti贸 y fueron m谩s los que llegaban al barrio marginal que los que pod铆an irse, sucedi贸 un fen贸meno 煤nico. Como los negros radicales que enfrentaron el racismo en Estados Unidos reivindicando su color 鈥撯淏lack is beautiful!鈥濃, nuestros villeros crearon una forma, un lenguaje y una m煤sica propia: la cumbia villera. Una desgracia est茅tica para mis o铆dos, s铆, pero tambi茅n la primera manifestaci贸n cultural de clase en setenta a帽os, desde la aparici贸n del tango prostibulario. Letras expl铆citas de fuerte contenido sexual, relatos de la vida patibularia, el delito, las drogas.

Ricardo Centuri贸n tiene f铆sico de mediano y la mirada del boxeador que intimida rivales y los obliga a mirar la lona o las luces, all谩 arriba, mientras el 谩rbitro da las 煤ltimas instrucciones. Agresivo y veloz, encara, pasa, pica, frena, la pisa, arranca, choca, le pega. M谩s h谩bil que inteligente, dicen los expertos. En un caso como el suyo, destacar el instinto por sobre cualquier elaboraci贸n intelectual es una tentaci贸n enorme.

Naci贸 el 19 de enero de 1993, con Menem, Cavallo y el uno a uno, en el barrio bravo de Villa Corina, Avellaneda. Es parte de una generaci贸n que creci贸 en la marginalidad, consciente de que el valor de sus vidas era igual a cero. Su paso por las inferiores de Racing fue conflictivo 鈥揳lcohol, fotos con armas, peleas, impuntualidad, lo mismo que hoy se viraliza鈥, y m谩s de una vez pensaron en dejarlo libre. Fue Luis Zubeld铆a el que le dio la chance de entrenar con la Primera. No la desaprovech贸.

鈥淓n los torneos rel谩mpago que jugaba de chico, la primera patada iba al pecho鈥, record贸 en 2012, ya titular. Despu茅s del debut recibi贸 una carta de Brian Risso Patr贸n, ex compa帽ero de la categor铆a 92, condenado a 11 a帽os por homicidio. 鈥淟e ped铆 que cambiara de junta, que se fuera del barrio; 茅l es crack, pero si sigue por ese camino no durar谩 mucho en el f煤tbol grande鈥, cont贸 desde el Penal de Florencio Varela.

Los problemas segu铆an, as铆 que fue vendido al Genoa, donde jug贸 poco. Como los genoveses no pagaban, volvi贸. Tuvo suerte. Cocca lo puso y su gol de cabeza le dio el campeonato 2014 a Racing. La dirigencia no perdi贸 el tiempo y acept贸 la oferta del San Pablo. All铆 particip贸 m谩s, pero viv铆a encerrado. No se adaptaba. El pr茅stamo a Boca fue una apuesta arriesgada del t茅cnico Willy the Twin.

Su seguidilla de incidentes 鈥揷hoque m煤ltiple al alba con huida incluida, peleas, videos bailando borracho, mujeres, fotos triple X鈥 fue tolerada mientras su rendimiento en la cancha crec铆a. Pero el chico no es Superman. Pronto aparecieron las lesiones, luxaci贸n de hombro, esguince de rodilla, ruptura fibrilar.

Nada tan grave ni m谩s doloroso que la denuncia por violencia de g茅nero que present贸 en su contra Melisa Tozzi, su ex novia. La bomba explot贸 justo en la recta final del torneo, cuando el club deb铆a, adem谩s, decidir si pagaba o no los seis millones de d贸lares que cuesta su pase.

Semana dif铆cil para Defensores de Macri. The president Mauri, el artillero de Los Abrojos, se descompens贸 en Quito, durante la asunci贸n de Lenin Moreno, por culpa de la altura o del a煤n inexplorado mal de Vlad铆mir Ilich Uli谩nov. Al chief Rodr铆guez Larreta le baj贸 la presi贸n en pleno Tedeum del 25 de Mayo mientras el arzobispo porte帽o Mario Poli bombardeaba: 鈥淣o hay nada que festejar cuando buena parte del pueblo carece de lo necesario para tener una vida digna鈥. Para completarla, Danyel Angel Easy y Willy the Twin sufrieron una bruta taquicardia al ver a RC10 adornando todos los programas de chimentos. Oh, no.

Los principistas no quieren verlo m谩s con sus colores. Los pol铆ticamente correctos adhieren, para no da帽ar la imagen de la instituci贸n. Ricardo La Volpe, l铆der de los neolombrosianos, advierte: 鈥淧uede contagiar a otros鈥. Qu茅 curioso. Porque en 2014 don Ricardo, al mes de haber llegado, fue despedido de las Chivas de Guadalajara por 鈥渃onducta inapropiada鈥. Bel茅n Coronado, la pod贸loga del club, lo denunci贸 por acoso sexual. 鈥淢asaj茅ame aqu铆, m谩s arriba鈥︹, declar贸 la se帽ora que le habr铆a pedido el entrenador nativo. Que lo pari贸.

Los pragm谩ticos est谩n divididos. Algunos piensan que, en tanto empleado del club, debe jugar lo que queda y partir, a menos que la rompa y mejore su cotizaci贸n. La mayor铆a cree que con semejante prontuario, juegue como juegue, ser谩 imposible colocarlo en un mercado serio.

驴Qu茅 creo yo? Dos cosas. Una: si Centuri贸n golpe贸 a su ex novia tendr谩 que hacerse cargo y cumplir con la Justicia. Dos: se ir谩; pero si juega mal, se deprime o ambas cosas, a nadie le importar谩, tal como suced铆a antes de que saliera en los medios.

Gracias a su virtud con la pelota, gan贸 y desperdici贸 demasiadas chances. As铆 y todo ya tiene m谩s de lo que en diez vidas podr铆an juntar sus amigos de Villa Corina y los dem谩s barrios marginales del pa铆s. La furia pudo m谩s, lo que es tan imperdonable como l贸gico. Una misma historia, mil veces contada.

Su imagen es la s铆ntesis perfecta de lo que los biempensantes de hoy temen y rechazan. No despierta piedad. A 茅l, se nota, le da igual. Ni la pide ni la necesita 鈥損iensa鈥, no quiere saber nada con 茅sos, los otros.

Esta nota fue publicada en la Edici贸n Impresa del Diario Perfil.

Archivado en: , , , , , , , , , ,
Clubes:
Aparecen en este artículo:

 

 

5 pensamientos en “La villa y el mal de Vladimir Ilich”

  1. caBj nunca ascendi贸 a primera, es de la B

    Che, lech贸n jrs, en las listas de ascensos de la AFA, Conmebol y la FIFA no figura tu club, dice cero (0). Parece que no cuentan los ascensos por decreto. Segu铆s siendo un club de la B, a ver cuando ascend茅s jugando al f煤tbol leg铆timamente, Sus scrofa domestica del riachuelo. Tres finales perdiste y no pudiste ascender, por eso recurriste al escritorio, tu origen es la trampa. Reconocelo, lechona, nunca ascendiste.

  2. A mi me gusta el buen f煤tbol,yo a Centuri贸n lo juzgo adentro de la cancha.Si el problema es que da帽a la im谩gen del club,primero deber铆an irse Angelici y toda su mafia.El pibe tiene un problema y hay que ayudarlo,los otros si son verdaderos delincuentes.

  3. Antes de la llegada del neoliberalismo, en todo el Conurbano no hab铆a un solo cabeza de termo. Ni uno solito.

Los comentarios est谩n cerrados.

Opinión