442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
16/06/2019

Mercado gasolero en Argentina: poco y barato

Menossi, MacAllister y Barbona, tres de los jugadores que protagonizan este invierno frío en números y también en transferencias concretadas. / Cedoc

Boca apenas cerró el préstamo de Alexis MacAllister. River está en cero y el único que invirtió fue Racing. El efecto devaluación.

Durante su paso por Boca, Guillermo Barros Schelotto insistió mucho por un jugador: Gustavo Gómez, del Milan y a quien conocía de su paso por Lanús. Sin continuidad, el central paraguayo quería irse de Italia y la propuesta lo seducía, aunque puso una condición innegociable: un contrato con dólar libre, actualizable al día. Casi un año después de la trunca gestión, el valor de la divisa en la Argentina trepó un 60%: arrancó en 27 pesos y escaló por encima de los 45.

La crisis económica en conjunto con la devaluación configuraron un nuevo mapa de transferencias en el fútbol argentino: los clubes se ven obligados a adoptar una conducta gasolera para sus refuerzos. Las cifras van a la baja y se intenta incorporar a préstamo o comprar porcentajes más que en otros libros de pases. Y los grandes tienen con sus futbolistas el problema que advirtió Gómez antes de elegir un mercado cambiario más estable y firmar con Palmeiras de Brasil: muchos reclaman actualización del dólar en sus contratos.

Lee también: Mac Allister es el nuevo refuerzo de Boca

Pocas nueces. El mundo Boca amaneció con una estruendosa lista de posibles refuerzos al día siguiente a la derrota con Tigre en la final de la Copa de la Superliga. Pero los nombres se fueron cayendo uno por uno. Daniele De Rossi, Ever Banega, Eduardo Salvio, Gary Medel y Matías Silvestre dijeron que no por la misma razón: la golpeada economía argentina. Y la misma dirigencia que hace un año –con el dólar a 28 pesos– gastó 12 millones entre Carlos Izquierdoz y Esteban Andrada, hoy elige cuidar el billete: la única contratación hasta el momento es Alexis MacAllister. ¿Cómo? A préstamo por un año.

El jugador de Argentinos fue la gran estrella de estas dos primeras semanas de negociaciones: la baja erogación de dinero que implicaba hacerse de sus servicios por 12 meses (Brighton de Inglaterra decidió cederlo por demoras en la obtención de la visa de trabajo) también sedujo a Independiente, Racing, San Lorenzo y Estudiantes.

River, que en el verano de 2018 –con un dólar rondando los 18 pesos– desembolsó 14 millones por Lucas Pratto, tampoco registra movimientos hasta ahora. Su gestión más firme es una intención de préstamo: el defensor chileno Paulo Díaz, hoy en el Al-Ahli de Arabia Saudita. Y acaba de perder a un jugador valorado por Marcelo Gallardo y los hinchas: Camilo Mayada partió a San Luis de México luego de reclamar sin éxito una actualización en su contrato.

Lee también: De Rossi le dijo “no” a Boca

Hace apenas cinco meses, con el paraguayo Cecilio Domínguez, Independiente concretó la compra más cara de su historia: 6 millones de dólares –estaba a 37– por el 75%. A Sebastián Beccacece, flamante sucesor de Ariel Holan como DT, ya le avisaron que el presupuesto será menor esta vez. Y la primera oferta fue 1,8 millón de dólares por el 70% de Lucas Menossi (Tigre), el volante central del momento y también pretendido por San Lorenzo, que a su vez podría perder a Nicolás Reniero por inconvenientes en la renovación de su contrato. Al delantero lo busca Racing, que afronta el mismo problema con Alejandro Donatti y Leonardo Sigali, claves para la coronación en la Superliga: ambos firmaron un contrato con un dólar a 18 pesos en el verano de 2018 y reclaman actualización.

“Los clubes saneados y en buena situación deportiva siempre tienen un plus sobre el resto. El jugador se fija en eso. Habla con colegas que están en esa institución y después decide”, apunta Víctor Blanco en diálogo con PERFIL. El presidente de Racing cerró a dos interesantes refuerzos mediante la compra del 50% de sus pases: el paraguayo Matías Rojas (Defensa) y David Barbona (Atlético Tucumán). Para el segundo montó una auténtica ingeniería: 500 mil dólares más el 50% de los pases de Yonathan Cabral y Augusto Lotti. “Juegan muchos factores y hay que tener equilibrio a la hora de decidir. Es más difícil incorporar en este momento”, concluye.

(*) Esta nota fue publicada en el Diario PERFIL.

Archivado en: , , , , , ,

 

 

Opinión