jueves 25 de julio del 2024
Mundial Australia/Nueva Zelanda

Selección Argentina Femenina: el equipo que recibió migajas y construyó una identidad

El seleccionado nacional quedó eliminado del Mundial de Australia - Nueva Zelanda, y aunque no se consiguió el anhelado triunfo, el mayor logro del equipo fue pasar de la indiferencia a llenar de ilusiones a un país y construir un futuro para las nuevas generaciones.

Este miércoles a la madrugada la Selección Argentina quedó eliminada del Mundial de Australia - Nueva Zelanda tras caer ante Suecia por a 2 a 0, cerrando de esta manera su cuarta participación en una Copa del Mundo, otra vez sin triunfos y sin lograr avanzar a los octavos de final.

Pero, ¿cómo exigirle éxitos a una seleccionado que no tuvo las condiciones básicas de trabajo por décadas?, ¿Y por qué aún sabiendo el contexto nos ilusionamos con que se podíamos lograr? La respuesta es simple, porque las jugadoras demostraron que la camiseta argentina se defiende más allá de los límites del campo de juego. 

El proceso de la Selección Argentina desde el primer mundial en 2003 hasta hace muy pocos años, fue desordenado, hostil y completamente amateur. Las jugadoras no concentraban, dormían en los micros, no recibían viáticos, usaban camisetas viejas del seleccionado masculino, los entrenadores no proponían una idea de juego clara, no trabajaban en los detalles netamente futbolísticos, la AFA no buscaba fechas FIFA y la selección era totalmente indiferente para todo el país. Nadie sabía sus nombres, ni dónde jugaban y muchísimo menos las condiciones en las que trabajaban. 

Selección Femenina

En los Mundiales de 2003 y 2011 Argentina solo cosechó derrotas y sufrió goleadas muy dolorosas, como el 11-0 ante Alemania. Luego, no logró clasificar a la Copa del Mundo de 2015 y posteriormente un inexplicable bache de 2 años en el que no hubo actividad para la Selección argentina. Nadie reclamó nada y a nadie le importó lo que pasaba. 

A partir de 2018 la historia empezó a cambiar porque las jugadoras alzaron la voz. Se disputó la Copa América dónde las futbolistas posaron con la famosa foto del "Topo Giggio" en reclamo de mejores -y básicas- condiciones laborales. Les tocó jugar el Repechaje para clasificar al Mundial de 2019 ante Panamá y la Selección dio sobradas muestras de que la realidad estaba empezando a cambiar. 

Estefanía Banini, Laurina Oliveros, Belén Potassa Vanina Correa, son algunos de los nombres que le pusieron la voz y el cuerpo a lucha por dejar a Argentina dónde merece estar, que no es solo en lo más alto de una competencia sino que es que cada una de las jugadoras que se ponga la camiseta lo haga en condiciones dignas. 

En Francia 2019, con más voluntad de las jugadoras que con una propuesta futbolística que favorezca al equipo, Argentina rescató sus dos primeros puntos en la historia (empate 0-0 ante Japón y 3-3 con Escocia). Aunque no alcanzo para avanzar a octavos, en todo el país se habló del épico empate que protagonizó Argentina ante Escocia. 

Post Copa del Mundo, algunas de aquellas referentas tuvieron que pagar los platos rotos por visibilizar las falencias de la AFA y el cuerpo técnico. Y así fue como Argentina estuvo más de 3 años sin Banini, un emblema para la Selección, a la que no convocaban.

Estefanía Banini

Con la llegada de Germán Portanova en 2021, se inició un nuevo proceso. Argentina comenzó a tener más fechas FIFA, empezó a recorrer el interior del pais, las nenas podían ver lo que hasta 2018 parecía invisible. La Selección tomaba el protagonismo, aunque rara vez se topaba con algun rival de mayor jeraquía que no sea Brasil. Y el regreso de Banini fue una fiesta. 

En 2022 Argentina jugó la Copa América, quedó tercera y sacó el pasaje directo al Mundial de Australia - Nueva Zelanda 2023, por si fuera poco, tuvo a la goleadora del certámen: Yamila Rodríguez, que en 2019 se había quedado con las ganas de asistir a la cita mundialista. 

La historia era totalmente diferente, por primera vez, Argentina llegaba bien a una Copa del Mundo y no defraudó. El equipo salió a la cancha en busca del triunfo histórico, pero sin arrebatos ni miedos, con orden y con ideas. Solo por detalles, perdió por la mínima ante Italia. En el segundo partido remontó un 0-2 y consiguió igualarlo 2-2 ante Sudáfrica y llegaba con chances a la última fecha contra Suecia. 

Mientras tanto, los argentinos radicados en Nueva Zelanda, copaban los estadios y en nuestro país, muchos madrugaban o trasnochaban con tal de ver a la Selección. 

Finalmente el triunfo no llegó, Argentina cayó ante una potencia mundial y se volvió sin los tres puntos. Pero la vara está cada vez más alta y las referentas dejaron una base muy sólida. Ahora, son miles las niñas y adolescentes que quieren ser como Banini, como Correa, Cometti o Yami Rodríguez, ahora los clubes van a tener que trabajar el doble para formar a toda una nueva generación de futbolistas, ahora la AFA tendrá que buscar más potencias para competir. Ahora vamos a ser testigos de como las pibas hacen historia

BP