lunes 05 de diciembre del 2022
Análisis

El padecimiento de Marcos Rojo y las características de su lesión

El infortunio vivido por el defensor de Boca permite ver las características de la lesión más temida por el futbolista, y también el motivo de las certezas de quien la sufre y de las confusiones de quienes la describen.

13-10-2022 11:33

Marcos Rojo tardó solo unos segundos en darse cuenta que su lesión era grave. Su desplome, en medio de un retroceso a buscar la pelota, captó la atención del público. No se entendía muy bien que había pasado, siendo siempre raro que un futbolista se desplome sin contactar con nadie.

El capitán de Boca pidió atención ni bien toco el suelo, levantando la mano. Fue un minuto fatal. Acababa de malograr el penal que podría haberle dado el 1-0 al equipo y en el retroceso de la siguiente jugada quedó tendido en el césped.

Los huesos de la rodilla, el fémur y la tibia (sumado a la rótula), se mantienen vinculados a través de  cuatro ligamentos (dos laterales y dos cruzados). Su función es sostener el contacto entre ambos y mantener estable la articulación.

Los ligamentos cruzados, a diferencia de los laterales, se encuentra en el interior de la articulación de la rodilla y se cruzan formando una "X". Sostienen fuerzas antagónicas, por eso, si uno se rompe ,el otro se relaja. Es casi imposible que se rompan los dos en simultáneo, pese a que se sigue escuchando la frase “Me rompí los cruzados”.

Marcos Rojo

Rojo salió del campo entre lágrimas, mientras era trasladado en el carrito de emergencia y permaneció estoicamente en el banco de suplentes durante todo el partido. Finalmente, Boca dio un gran paso hacia el título al vencer 1 a 0 a Sarmiento en Junín.  El defensor se retiró del estadio Eva Perón con una férula inmovilizadora en su pierna derecha y habló con la prensa.

Tengo una rodilla muy fuerte, he tenido muchas torceduras pero esto me hace acordar a lo que me pasó en Inglaterra en 2017. Para mí, es el ligamento cruzado. Veremos el resultado de la resonancia”, afirmó ni bien terminó el encuentro, referenciando su antecedente de ruptura de ligamento cruzado anterior, en la otra rodilla (la izquierda), cuando era jugador del Manchester United.

El ligamento cruzado anterior tiene como función evitar la traslación hacia delante de la tibia en relación al fémur. También otorga cierta estabilidad rotacional a la rodilla,  principalmente en la rotación interna. Por eso, cuando se rompe, se observa un movimiento combinado de la tibia hacia adelante y de la rodilla flexionada con desviación hacia adentro (valgo).

Un futbolista inmediatamente se da cuenta de ese movimiento excesivo y de la inestabilidad que deja. Más aún, si le ocurre como a Marcos Rojo, que ya lo experimentó previamente.

Después de los estudios de rigor, el parte médico oficial de Boca informó y confirmó que: "Marcos Rojo tiene una rotura del ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha. Será intervenido quirúrgicamente el día lunes".

A Boca le restan entre cinco y seis partidos en la temporada, contando los tres del torneo, el del Trofeo de Campeones y dependiendo de su suerte en la Copa Argentina ante Patronato.  Para Marcos Rojo, el camino de vuelta es largo y la fecha de retorno es para mediados de 2023.

Sus palabras, al finalizar el encuentro son un buen mensaje. "Me voy contento por el triunfo y por los chicos. Comparto todos los días con ellos. La mayoría están dando sus primeros pasos en el fútbol y dejan la vida por el equipo, por el objetivo. Me emociona mucho".

A nosotros, nos emociona la entereza para tomarse el desafío que se le viene.

En esta Nota