lunes 04 de diciembre del 2023
No a las SAD

Los clubes dicen NO a las Sociedades Anónimas Deportivas, pero ¿los jugadores qué opinan?

Los clubes del fútbol argentino de todas las categorías se manifestaron en contra de los dichos de Javier Milei sobre la privatización de las instituciones deportivas, pero a la hora de escuchar las opiniones de los protagonistas que entran al campo de juego el silencio es -casi- absoluto.

Hace pocos días atrás, el candidato presidencial de La Libertad Avanza (LLA), Javier Milei, se pronunció sobre los clubes del fútbol argentino y su financiamiento en una entrevista con Alejandro Fantino. 

Cuando el conductor le consultó que planes tiene con el fútbol en caso de ganar el balotaje, el economista respondió: "A mí me gusta el modelo inglés, no les va mal. La pregunta es cómo se financia. Las sociedades anónimas, de hecho, tienen clubes que cotizan en bolsa y todo".

Ante esto, Fantino le preguntó sobre la posibilidad de que un club como Boca o River pase de manos de los socios a manos de un "capital árabe o francés", y Milei cuestionó: "¿A quién carajo le importa quién es (el dueño) si le ganás a River cinco a cero y sos campeón del mundo? ¿O preferís seguir en esta miseria que tenemos cada vez de fútbol de peor calidad? ¿Cómo nos va cada vez que salimos afuera de la Argentina?".

"¿Vos preferís perder 4 a 0 contra el Milan pero decir 'soy nacional y popular? ¿Antes que pegarle un baile de novela?", sentenció el candidato.

Estos dichos provocaron una ola de comunicados oficiales por parte de los clubes del fútbol argentino repudiando el "modelo inglés" que avala Milei y resaltando que "los clubes son de los socios", desde Boca y River hasta las instituciones del Federal. 

Uno de los mensajes que más trascendencia tomó fue el de Racing, que durante años estuvo bajo un gerenciamiento tras atravesar diversos problemas financieros que lo dejaron al borde de la disolución: “Nadie nos tiene que explicar qué significan las SAD en un club de fútbol. Nuestros socios, socias e hinchas, quienes recuperaron la democracia para Racing, lo saben bien. Por pasado, presente y futuro, Racing Club ratifica su condición de asociación civil sin fines de lucro. Tal como está expresado en su Estatuto Social. ¡El club es de los socios y las socias!”.

El mensaje es claro. Los clubes no quieren cambiar su condición histórica de Asociaciones Civiles sin fines de lucro. Sin embargo, de este contexto emerge una gran pregunta, ¿qué piensan los futbolistas?.

La postura de los jugadores frente al formato SA: solo uno alzó la voz 

Si el "fútbol es un negocio" como muchas veces se lo califica, quienes más se benefician indudablemente son los jugadores, y con las instituciones privatizadas, quién "mejor o más pague" se llevaría a los mejores. Lo cierto es que los futbolistas suelen esquivar este tipo de debates, pero luego los vemos eligiendo destinos exóticos y de menor jerarquía futbolística para continuar sus carreras, que quizas no les sirva para mantenerse en el alto nivel pero si para marcar la diferencia económica. Es decir, la plata les importa, y es lógico, como a cualquier laburante de cualquier rubro le importa. 

Sin embargo en Argentina el fútbol significa mucho más que la plata, y los clubes de barrio, que se verían duramente perjudicados por las propuestas de Javier Milei como avalar el formato de SA y la eliminación del Ministerio de Deportes, cumplen un rol fundamental en el desarrollo de cada uno de los futbolistas que llegan a ser profesionales. 

Así lo manifestó Luciano Aued, que actualmente milita en Instituto. El defensor, utilizó su cuenta de Instagram para compartir un contundente posteo sobre la importancia de los clubes en su vida y la de su familia: "Yo no sería nadie si los clubes no fueran de la gente", tituló su publicación. 

"Era un nene cuando empecé a jugar en Independiente de La Plata. Mi vieja, Lili, manejaba el buffet y, de paso, como no teníamos un mango en casa, aprovechábamos y comíamos ahí. A mi viejo, el Ruso, lo habían echado de YPF en cuanto la privatizaron. Armó una cooperativa con los compañeros. Probó con un remís. Después se subió al taxi y no se bajó más. Éramos cinco hermanos: nunca nos faltó la comida pero a veces apenas alcanzaba para que ellos picaran algo. Plena década del noventa: nos dolarizaban la vida a costa de no tener empleo", comenzó recordando Luli

A lo que luego agregó: "Las Malvinas de La Plata queda en 140 y 528, en el barrio Las Quintas. Ahí jugaban también Marcos Rojo y Pablo Lugüercio. Me daban todas las tardes un alfajor y un jugo para merendar sin importar cuántos goles hiciera: comer es un derecho y más si sos un pibe. Pino Pietrosimone era el técnico y el presidente. Tenía una casa de deportes y, cuando se me dañaban los botines, me regalaba unos Fulvencito que la rompían. ¡Eso era la felicidad!". 

Sobre sus inicios en GYE LP, reveló: "En Gimnasia me becaban si viajábamos a algún torneo en el país. Salvo esa vez que vendí el pelo para juntar unos pesos, siempre precisé que me dieran botines, ropa y zapatillas. Cuando la cosa estaba especialmente brava, buscábamos una canasta con fideos, arroz, leche en polvo y puré de tomate. ¿Cómo no voy a estar eternamente agradecido?". 

"Muchas veces pensé qué hubiera sido de mi vida sin los clubes de barrio, sin los clubes siendo asociaciones civiles sin fines de lucro. Siempre me respondo lo mismo: soy el resultado, como miles y miles de nenes y de nenas en este país, de esa solidaridad que nunca van a entender quienes creen que todo es un negocio. Por eso defiendo que nuestros clubes sigan siendo de nuestra gente. Por eso estoy convencido de que hay cosas a las que hay que decirles Nunca Más". Cerró Aued. 

Probablemente un altísimo porcentaje de futbolistas profesionales hayan atravezado situaciones similares a las de Aued y el agradecimiento que sienten hacia las instituciones deportivas que los formaron y acompañaron también sea similiar, y entonces, ¿por qué no alzan la voz como Aued en defensa de aquellos clubes que les dieron tanto? Seguirán sembrando la duda, mientras sigan en silencio ante una realidad que claramente los atraviesa.