viernes 19 de abril del 2024

El Mundial de Messi bajo la lupa

Basado en las estadísticas y lo que se vio en la cancha, 442 analiza lo que fue este torneo para el mejor jugador del mundo. Galería de imágenes. Galería de fotosGalería de fotos

442

Lionel Messi, la estrella del seleccionado argentino, tuvo un Mundial, al igual que el equipo de Diego Maradona, de mayor a menor. Basado en las estadísticas y lo que se vio en la cancha, 442 analiza lo que fue este torneo para el mejor jugador del mundo.

Su comienzo en Sudáfrica fue alentador, pareciéndose al que se ve en el Barcelona y por el que tanto se reclamaba en Argentina. En los últimos dos encuentros -México y Alemania- su nivel cayó y su fastidio por no poder mostrar todo lo que puede dar se asemejó al que se vio en las (sufridas) Eliminatorias sudamericanas.

Nigeria encendió la llama de la ilusión. La victoria ante los africanos y el gran nivel mostrado por Messi hicieron pensar al mundo futbolero que iba a ser el Mundial de Lionel. En ese partido, el 10 argentino fue uno de los encargados de transformar en figura al arquero nigeriano, Vincent Enyeama: cuatro veces disparó al arco. Según las estadísticas de FIFA, el delantero argentino dio 84 pases, de los cuales acertó en el 77%.

En la segunda fecha, contra Corea del Sur, Messi volvió a tener un buen rendimiento. Aunque se le negó su propio gol, como en todo el Mundial, fue partícipe en tres de los cuatro tantos argentinos. Pateó tres veces al arco, recorrió 8,59 kilómetros y dio bien el 66% de los pases, su porcentaje más bajo en la copa.

Con el equipo prácticamente clasificado a la segunda ronda, para muchos Messi no debió haber jugado el tercer partido contra Grecia. Sin embargo, Lionel pidió estar y fue el capitán de un equipo mezclado entre titulares y suplentes. Cuatro faltas recibió el 10 argentino que le costó mucho jugar con una marca personal durante todo el encuentro. El notorio fastidio en el segundo tiempo mostraron facetas del Messi de las Eliminatorias. Pudo haber logrado su tan ansiado gol, pero el arquero griego se lo negó en dos oportunidades.

En el partido frente a México Lionel estuvo sin participar durante 59 minutos, acertó en el 74% de los pases que dio y pateó al arco en dos oportunidades, según las estadísticas de FIFA. Le dio la asistencia a Tevez que estaba (muy) adelantado en el gol que abrió el encuentro y no mucho más. Su figura se diluyó en el partido y su nivel ya no era el mismo de la primera fecha.

Alemania pintaba para ser “el” partido de Messi. Era el momento clave para despegar, hacer ese gol que tanto se le había negado en todo el torneo y poner a la Argentina en semifinales. Pero nada de eso pasó. Los germanos controlaron muy bien al crack argentino y este no encontró recursos para quebrar la defensa rival. Se tiró muy atrás para buscar la pelota sin lograr lastimar. Pateó al arco sólo dos veces y ninguna con demasiado peligro.

El desempeño en el torneo de Messi dejó un sabor amargo. Ilusionó al principio pero luego se fue diluyendo. Una vez más será tarea pendiente armar un equipo que funcione como tal y le encuentre el lugar que debe tener el mejor jugador del mundo.