442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
11/06/2016

Lionel Messi, ese genio que todo lo puede

Todos los flashes y los abrazos fueron para Lionel Messi. //AFP

En media hora, el rosarino transformó un partido chato en una fiesta y enloqueció al estadio de la ciudad donde Michael Jordan es ídolo.

Con los tres puntos sumados ante Chile en el debut, en la previa del encuentro ante Panamá en Chicago solamente se habló de Lionel Messi. Que Martino lo iba a poner de titular, que lo iban a preservar una vez más o que capaz jugaba unos minutos, como finalmente sucedió.

Bastaron 30 minutos de su fútbol para que Argentina se despabilara y terminara de liquidar un partido chato ante un rival menor, que encima se había quedado con un jugador menos tras la expulsión de Godoy por un codazo a Gaitán (otra vez de buen partido).

En la ciudad donde brilló Michael Jordan con los Chicago Bulls, Messi le puso un broche de oro al partido y, además de convertir tres goles y quedar a un tanto de Batistuta como goleador histórico de la Selección, cambió completamente el rumbo del partido. De un encuentro monótono y aburrido, hizo una fiesta.

La victoria de Argentina no corrió riesgos ante un seleccionado de Panamá que, conociendo sus limitaciones, intentó llevar el partido al terreno de los roces, a tal punto que Mascherano tuvo que serenarse para no entrar en el barro. Sin embargo, el nivel futbolístico -hasta el ingreso de Messi- dejó mucho que desear; justamente ante un rival que invitaba a lucirse.

Las genialidades de Messi son un párrafo aparte. Casi sin tocar la pelota tuvo la primera ocasión tras un rebote fortuito en Higuaín y no perdonó. Nota: minutos antes, el Pipita había errado un clarísimo mano a mano similar al de la final con Alemania. Luego, apareció la magia en la zurda. Un tiro libre al ángulo, imposible para Penedo, otra definición con su sello y pase a Rojo para el gol del Kun Agüero.

Los hinchas que lo ovacionaron durante todo el partido, aún cuando estaba en el banco de suplentes comiéndose las uñas, tuvieron su recompensa al verlo hacer su hat-trik más rápido. Muchos sostendrán que el rival fue Panamá y que jugó con diez. Pero Messi, entró, jugó para diez puntos e hizo lo que sus compañeros no pudieron en un puñado de minutos. Y sí, por algo es un genio que todo lo puede.

(*) Editor de 442

Archivado en: , , ,
Aparecen en este artículo:

 

 

Opinión