442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
30/12/2018

Fútbol argentino: escenas de un año sin desperdicio

Lionel Messi, golpeado tras la eliminación de Argentina en Rusia. // AFP.

En 2018 pasó de todo. Hubo escenas tragicómicas y momentos que rozaron la vergüenza. Los diez peores papelones del año deportivo.

Sampaoli, operaciones y un Mundial para el olvido. El desastre empezó en marzo, cuando la Selección Argentina cayó desalmada ante España por 6-1 en Madrid. La previa de Rusia 2018 estuvo embarrada de episodios oscuros: un partido en Israel suspendido por amenazas a Lionel Messi, una hipotética pelea entre el rosarino y Antonella Roccuzzo a raíz de la filtración de unos videos y una supuesta denuncia de abuso del entrenador a una cocinera.

Todas conjeturas. En la cancha tampoco había certezas. Argentina empató con Islandia, cayó ahogada en el fango ante Croacia y se salvó de milagro contra Nigeria, luego de una rebelión contra el técnico. Francia la metió en la guillotina. Rusia fue el peor Mundial argentino de la década.

Lee también: El desprestigio de dirigir a la Selección Argentina

San Lorenzo y una clasificación sin victorias. San Lorenzo logró lo imposible: avanzó de fase en la Copa Sudamericana habiendo perdido sus dos partidos. El Ciclón había caído por 2-1 contra el débil Deportes Temuco de Chile en el Nuevo Gasómetro. El club ardía en críticas contra jugadores, cuerpo técnico y dirigentes.

Entonces descubrieron que Jonathan Requena, mediocampista del conjunto trasandino, había sido mal incluido. Los burócratas de Conmebol le dieron la victoria por 3-0 en los escritorios. Semanas después, los entonces dirigidos por Claudio Biaggio cruzaron la cordillera y volvieron a caer, esta vez por 1-0.

La final que casi no se juega. El bochorno más grande del año se cuenta solo. Por la cumbre del G20, el Gobierno no dio garantías para disputar la final entre River y Boca por la Copa Libertadores en las fechas estipuladas.

Conmebol movió los partidos a sábados a la tarde y le vendió el espectáculo a Europa. Macri propuso el ingreso de visitantes. Daniel Angelici y Rodolfo D’Onofrio se negaron a recibir visitantes. Macri retrocedió. El sábado 7 de noviembre llovió y no se jugó, el domingo 8 hubo un festival de fútbol.

El desquite no se disputó en Núñez porque apedrearon al micro de Boca mientras llegaba al Monumental. Pablo Pérez y Lamardo fueron al hospital. Los presidentes se cruzaron en los medios. Boca pidió que le dieran la Copa en las oficinas. La final se mudó al Santiago Bernabéu. Gallardo, Ponzio y Maidana levantaron la Copa Libertadores en España.

Lee también: Los hinchas de River celebran con memes

Los baules en Ezeiza y la AFIP. Cuando Argentina viajó a jugar una serie de amistosos en Estados Unidos en septiembre y regresó al país, se encontró con un enemigo interno: la AFIP le incautó once baúles pertenecientes a la delegación, donde había mercadería no declarada: desde instrumentos hasta juguetes. Según estimaciones oficiales, los elementos tenían un valor de US$ 25 mil. La AFA lo negó, pero dos meses después pagó US$ 40 mil en multas y recuperó los baúles.

Los suspendidos de la Copa Libertadores 2018. Varios equipos jugaron la fase de grupos completa de la Copa Libertadores con futbolistas suspendidos. Bruno Zuculini lo hizo para River, Ramón Abila lo hizo para Boca.

La olla se destapó cuando Independiente descubrió que Carlos Sánchez, mediocampista de Santos, debía una fecha de suspensión, y obtuvo el 3-0 en los despachos. Así comenzó una catarata de denuncias. Conmebol no tenía registrados los castigos: había habilitado a futbolistas que debían sanciones. Sancionaron de ahí para adelante, prometieron mejorar el sistema para la próxima edición y cerraron la causa.

El seleccionado femenino argentino y la Copa America de Chile. La revolución del fútbol femenino tiene su origen en su seleccionado nacional. En abril viajaron a jugar la Copa América de Chile. Lo hicieron sin cobrar los $ 200 de viáticos que les pagaba la AFA, con apenas una semana de entrenamiento y con ropa de hombres.

Usaron el torneo para denunciar la situación y se metieron en la agenda mediática. Su participación en la competencia fue televisada. Salieron terceras en medio de la desidia. La AFA, entonces, les prestó atención. El año cerró con la clasificación al Mundial de Francia, con la cancha de Arsenal llena de hinchas.

El año de AFA fue un caos. Antes del Mundial, dictaron un curso para periodistas que viajaban a Rusia en donde les entregaron un manual que enseñaba a “conseguir chicas rusas”. Transitaron la mitad del año con Lionel Scaloni como entrenador interino de la Selección. La última: en diciembre, con la mitad de la B Metropolitana disputándose, cambiaron el reglamento y aumentaron el número de ascensos.

River, Racing y dos derrotas inesperadas. Racing había mostrado un buen rendimiento desde el arribo de Eduardo Coudet, pero perdió ante Sarmiento de Resistencia por la Copa Argentina. Para el entrenador, la derrota “fue un papelón”. El año, sin embargo, cierra bien: la Academia manda en la Superliga.

Algo similar ocurrió con River. Después del título en Madrid, viajó a Abu Dabi a disputar el Mundial de Clubes y vivió un desastre: empató ante el local, Al Ain, perdió por penales y no pudo resolver el certamen ante el Real Madrid. El año, al final, cierra mejor: campeón de América ante Boca, al hincha no le afectó el tropezón por el desierto.

Rosario en Sarandi un jueves a la tarde y sin publico. Se encontraron en los cuartos de final de la Copa Argentina. Newell’s y Central paralizaban al pueblo futbolero. El partido, en principio, iba a disputarse en Rosario. Pero la organización de la Copa Argentina propuso jugarlo un jueves a la tarde sin público en la cancha de Arsenal. Central ganó 2-1 en un marco tan triste como un domingo sin fútbol.

Los resultados de Ezequiel Carboni. Es extraño mencionar a un entrenador en la lista de papelones del año, pero las tareas que desempeñó Ezequiel Carboni en Lanús y en Argentinos Juniors merecen un apartado. Primero enterró el legado que había dejado Jorge Almirón en el Granate y después derrumbó el proyecto que encabezaba Alfredo Berti en el Bicho. Kelly dirigió 30 partidos en el año, y en total solamente ganó cuatro.

(*) Nota publicada en el diario PERFIL.

Archivado en: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

 

Opinión