442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
14/01/2019

Menotti a la Selección: la mejor noticia para el fútbol argentino

César Luis Menotti muchas veces fue muy crítico con esta gestión. //Twitter

A los 80 años, lúcido como siempre, el rosarino es un símbolo del buen juego. Desde el 1 de febrero ejercerá el cargo de Director de Selecciones Nacionales.

El regreso de César Luis Menotti a la Selección Argentina es la mejor noticia que los hinchas de fútbol de este país podemos tener.

Después de tanto tiempo de improvisación, cambios de entrenadores, resistencia de los clubes, prioridades diversas, la Asociación del Fútbol Argentino decidió sumar al primer entrenador campeón del mundo de selecciones para poder ordenar una situación que se complicó hace mucho y que no parecía poder corregirse.

Menotti es mucho más que el primer DT campeón mundial a nivel de selecciones. Es además, el inventor de la Selección Argentina como la conocemos hoy y el que sentó las bases de trabajo, orden y respeto necesario para que el representativo nacional pueda brillar como brilló, no sólo bajo su mando, sino también cuando la dirigió Carlos Salvador Bilardio, quien, a pesar de ubicarse en las antípodas de su pensamiento y su gusto futbolístico, igual se benefició del trabajo que había iniciado al frente de la selección.

César Luis Menotti es el inventor de la Selección Argentina como la conocemos hoy.

Lee también: El día que Menotti quería “matar” a los dirigentes del fútbol argentino

A Menotti se lo señala como uno de los lados de la grieta futbolística de los argentinos, tan proclives a dirimir todo en un River- Boca. Pero el “menottismo“, si se lo puede pensar así, es el regreso a las fuentes del fútbol argentino que nos distinguió en el mundo. Aquel juego ofensivo, de toque, de inspiración, de gambeta, de pensar en el arco contrario, a lo que el “Flaco” le agregó trabajo y entrenamiento acorde a la época. Su primer gran logro como director técnico lo tuvo en Huracán, y logró que el equipo de Parque Patricios jugara bien y saliera campeón por única vez en el profesionalismo. “Mi sueño era hacer un equipo querible como la orquesta de Osvaldo Pugliese”, sintetizó alguna vez y vaya si lo logró.

“Mi sueño era hacer un equipo querible como la orquesta de Osvaldo Pugliese”

Su extraordinario trabajo en Huracán, le dio la chance de ser el director técnico de la Selección Argentina, después de varias actuaciones fallidas en los mundiales. Menotti comprometió a todo el país futbolero para que la selección sea prioridad, y a partir de su trabajo, la selección argentina nunca más faltó a un mundial de fútbol. Hoy parece natural que la albiceleste esté en la Copa del mundo, se juegue donde se juegue. Pero en 1974 todavía estaba fresco el recuerdo de la eliminación para el mundial de 1970 o el “desastre de Suecia”, de 1958. Y Menotti, al lirismo y al fútbol vistoso de Huracán, le sumó garra y potencia en la selección, que ganó el Mundial de 1978 disputado en la Argentina, jugando buen fútbol y ganándole la final a una durísima Holanda, que venía de un subcampeonato en Alemania ’74 y volvía a quedarse segundo.

Lee también: Menotti:”En este país hay más vigilantes que gente”

Sus críticos le señalaron siempre que fue un instrumento de la dictadura, justo él, que siempre tuvo un pensamiento vinculado con la izquierda y el progresismo. Pero Menotti hizo su trabajo en el fútbol y con sus dirigidos, le dio una alegría a los argentinos en medio de los horrores de la dictadura.

Un año después, junto a don Ernesto Duchini, nuevamente salió campeón del mundo con los juveniles en Japón. Aquel equipo que integraban Ramón Díaz y Osvaldo Escudero, comandados por Diego Maradona, fue, según dijo el propio Diez, el mejor de todos los que había integrado.

Dueño de un discurso muy seductor, Menotti habla muy bien y tiene conceptos muy claros a la hora de hablar del fútbol y de su trabajo. Es el hombre de fútbol más experimentado de la Argentina y su llegada a la AFA es una gran noticia. Ojalá pueda volcar todos sus conocimientos y su experiencia ante entrenadores dirigentes y jugadores. Y que todos puedan escucharlo sin prejuicios ni preconceptos de ninguna clase. El viejo y querido fútbol argentino lo necesita.

Archivado en: , ,

 

 

Opinión