viernes 07 de octubre del 2022
Análisis

Exequiel Zeballos y su sindesmosis lesionada

Una explicación sencilla de la lesión de la joven promesa de Boca Juniors tras la patada de Milton Leyendeker y la contextualización de la situación.

11-08-2022 17:46

Apenas cinco minutos del primer tiempo habían transcurrido en el Estadio Padre Martearena de Salta, cuando la vehemente entrada de Milton Leyendeker, jugador de Agropecuario, lesionó a Exequiel Zeballos y lo obligó a abandonar el campo de juego. El joven jugador de Boca permaneció con hielo, sentado en el banco de suplentes y luego debió ser trasladado en silla de ruedas para retirarse del estadio.

Boca ganó y sigue avanzando en la Copa Argentina. Todos sabemos que el fútbol es un deporte de contacto pero hay veces que las jugadas tienen más contacto del necesario y este caso es una de esas tantas.

La juvenil promesa xeneize se sometió a una resonancia nuclear magnética en las últimas horas y se confirmó lo que tanto se temía: el cuadro es de resolución quirúrgica.

El parte del cuerpo médico de Boca Juniors informó que "sufrió una lesión de la sindesmosis tibioperonea distal con lesión del ligamento deltoideo y avulsión del maléolo posterior del tobillo derecho" y a la lectura no queda claro qué es.

Zeballos

La sindesmosis del tobillo es la articulación entre la tibia y el peroné a nivel distal. Tiene un pequeño movimiento y un ligamento que evita que se separen. La ruptura del mismo implica una separación y un mayor riesgo de inestabilidad y dolor. Por otra parte, el ligamento deltoideo es el que une la tibia con el astrágalo, encauza y contiene el movimiento del tobillo hacia el lado interno. Se conoce como mortaja, a ese enclave entre los huesos de la pierna y los del pie.

Los tiempos estimados de recuperación para que pueda volver a las canchas son de entre 4 y 6 meses. Por lo que probablemente el Xeneize no pueda contar con el Changuito hasta el año que viene, porque por el Mundial de Qatar 2022 el calendario acabará entre fines de octubre y principios de noviembre.

El defensor del Sojero hizo un descargo, después de haber sido expulsado: “No fue mi intención. Yo voy firme a la pelota, justo me la puntea y lo engancho a él. Espero que no tenga nada, le pido disculpas públicamente, no fue mi intención pegarle”.

Desafortunadamente es una situación que a muchos defensores nos ha pasado. Las diferencias de ritmos y velocidades, también son un atenuante. El que esté libre de culpa que tire la primera piedra.

La explicación de la lesión que sufrió Exequiel Zeballos