miércoles 17 de abril del 2024

Osvaldo, el emergente famoso, de una realidad silente

La situación del exfutbolista de Boca, Huracán y varios equipos de Europa, expone una carencia que sigue presente sin que nadie la aborde.

Pocas horas después de la viralización del video de Pablo Daniel Osvaldo pidiendo ayuda a últimas horas de la noche, se prendieron las alarmas mediáticas y nuevamente el tema de la salud mental en los futbolistas y exfutbolistas se convirtió en noticia. Como un nuevo espasmo, como ya ocurrió en varias oportunidades previas en la última década: siendo los casos de Mondragón y de Toresani alguno de los ejemplos. 

"Quiero hacer este video para aclarar algunas cosas sobre mi vida. Estoy bastante desesperado y no la estoy pasando nada bien. Tengo la necesidad de hablarlo" dijo Osvaldo, mientras transparentó que está bajo tratamiento psiquiátrico por depresión.

“Depressive symptoms and the general health of retired professional footballers compared with the general population in the UK: a case–control study” de Gwen Fernandes y colaboradores es un estudio de hace unos años que se planteaba como objetivo determinar la prevalencia de síntomas depresivos y afecciones de salud general en ex futbolistas masculinos profesionales en comparación con controles de la población general del Reino Unido. La casuística (570 futbolistas vs resultados oficiales nacionales) exhibe que la prevalencia de síntomas depresivos y de ansiedad en exfutbolistas profesionales es equiparable con la población general. A diferencia de lo que ocurre en otros aspectos como la calidad de vida, el dolor crónico y el consumo de analgésicos.

Por otro lado, no hay un estudio que lo compruebe concretamente pero desde el empirismo se sostiene y se puede percibir que cuanto más creativo, inesperado y virtuoso fuese un futbolista, mayores han sido las chances de que su vida después del fútbol se transformé en un caos.

Daniel Osvaldo durante su carrera mezcló de manera excelsa temporadas de goles increíbles, por cantidad y calidad, con actos de indisciplina y de falta de profesionalismo. De sacar a pasear a Vincent Company y Zabaleta en el área del City en un golazo con el Southampton a ser separado del equipo, poco tiempo después, por Mauricio Pochettino por falta de profesionalismo. Lo mismo le pasó en Boca y también fue noticia.

Ya se vislumbraba, por ese entonces, su acercamiento al mundo de las celebridades nocturnas, cerca de artistas y músicos, y lejos del deporte: el “Dani Stone” con melena, barba larga, botas texanas y rodeado de chicas como la actriz Jimena Barón y la rocker Milita Bora. 

Hace un par de años atrás, después de la pandemia y ya retirado del fútbol, un periodista de un medio inglés tildó su vida como un personaje de película y lo asemejó a un clon de Jack Sparrow, encarnado por Jhonny Depp en “Piratas del caribe”.

"No sé si será un pedido de ayuda. Tengo la necesidad de hablarlo. Hace tiempo que vengo lidiando con una depresión muy grande. Esa depresión me hizo caer en algunas adicciones. alcohol y drogas. Mi vida se me está yendo de las manos. Estoy en tratamiento psiquiátrico, tomando medicaciones. Prácticamente vivo solo en mi casa, encerrado. No hago nada productivo por mi vida, no me dan ganas de levantarme de la cama a veces. No me dan ganas ni de bañarme a veces" contó, abriéndose por completo. Dejar el fútbol siempre es difícil, es el sueño del pibe convertido en realidad y cercenado de raíces en plena juventud de la vida: el futbolista debe ser considerado un treintañero o cuarentón jubilado. 

En algunos países de Europa, se aborda el problema del retiro y se trabaja sobre las cinco dimensiones problemáticas principales en el exfutbolista: el desentrenamiento, las patologías osteoarticulares, la promoción de un estilo de vida saludable, la prevención de problemas de salud mental y cognitiva, y las posibilidades de empleo y educación. 

En la Argentina, hay muchos casos de depresión post-retiro. Casos como los de Osvaldo son más visibles y probablemente cuenten con una red de contención más amplia, porque es muy contrastante pasar de jugar en las tres ligas top de Europa (la Premier de Inglaterra, la Serie A de Italia y La Liga española) y la selección italiana a no poder salir de tu casa pero también pero también hay otros casos. Casos que no son tan conocidos y que se retiran sin ningún tipo de control de salud ni acompañamiento psicológico por parte del gremio de futbolistas, y a los pocos meses de colgar los botines pierden hasta la obra social. Lamentablemente, desde el suicidio del Huevo Toresani (en la oficina de la federación santafesina de fútbol donde vivía de prestado) hasta la actualidad, nada ha cambiado.

En esta Nota