jueves 18 de abril del 2024
Opinión

Periodistas vs influencers: La Guerra por el Mundial de Qatar

Cuenta regresiva para el inicio de la Copa del Mundo. Los cupos físicos son escasos como para estar en vivo como trasmitiendo el evento mundial más importante en la esfera del deporte. Esto generó gresca entre periodistas e influencers.

442

Un par de meses atrás, el posteo de un usuario de Twitter criticando a influencers como Nico Occhiato o Nati Jota  del equipo Luzu TV por estar más cerca de la Selección Argentina de lo que le permiten a un periodista no solo se hizo viral, sino además volvió a poner en el debate una discusión que ya se transformó en un clásico del ambiente comunicacional: Periodistas vs. Influencers.

La controversia surgió hace poco más de un año cuando Ibai Llanos estuvo mano a mano con Lionel Messi, flamante incorporación del PSG mucho antes que cualquier otro comunicador profesional en el mundo.

Eso provocó la ira de muchos periodistas que no entendieron cómo “un gordito que juega videojuegos todos los días” podía estar en el lugar por el que ellos, teóricamente, se habían preparado toda su vida por estar.

De esa disyuntiva surge la pregunta ¿Realmente no hay mérito en el influencer para ocupar el lugar que en el siglo pasado solo estaba reservado para interlocutores de saco y corbata? Les propongo analizar tres puntos que podrían zanjar la cuestión.

El influencer es un "vago"

Este prejuicio coloreado un poco con tintes de rencor suele nacer del preconcepto sobre que los influencers no se han preparado profesionalmente para ocupar esos lugares. Se tiene en la imaginaria que son solo personas ociosas que de vez en cuando publican una selfie o un video gracioso para un grupo de jóvenes con iguales carencias que tampoco entienden nada de la vida, y eso está muy alejado de la verdad.

El generador de contenidos está trabajando a full en busca de conseguir ideas frescas en todo momento, en preparar un guión, grabar, editar y publicitar en todas sus redes su trabajo. Detrás de un reel de solo 90 segundos, muchas veces hay horas de esfuerzo y dedicación que no se ven. Son sus propios productores, sus propios apuntadores y hasta sus propias fuentes de investigación y de financiación.

El público a que apuntan

Los influencers además hacen un gran trabajo de logísticas buscando complacer a su público, centrándose en su audiencia más que en su figura. Este hecho los hace más cercanos, más “palpables”, las personas pueden identificarse con ellos y considerarlo su amigo porque los acompañan en su día a día y son fuentes de inspiración.

Eso mismo perciben los futbolistas que, aunque ganen fortuna y sean de elite, no dejan de ser personas jóvenes que se identifican más con la charla y los chistes mientras juegan al FIFA o al Pes dos amigos que unos señores grandes que se van a las manos por una discusión sin sentido enmascarada en una charla futbolera.

La carencia de un mea culpa, un replanteo de como ejercer la profesión y la poca importancia que le han dado a una audiencia nueva que pide otro producto diferente da como resultado que los mismos protagonistas del deporte terminen aceptando más gustosos una entrevista con un Ibai que con el más famoso comunicador de las más importantes cadenas de deportes.

En conclusión, los influencers están dónde están y lo veremos en el próximo mundial de Qatar en esos lugares porque se lo ganaron en buena ley, son elegidos por la gente por su frescura y por sus conocimientos y principalmente porque han entendido que el mundo ha cambiado y que el paradigma no está en la “chapa” de periodista, sino del vínculo que han logrado construir con su público, su comunidad.

Por Nicolas Brandoni, experto en comunicación digital, CEO de Peek estudios.

En esta Nota