jueves 26 de enero del 2023
Gaming

Los esports: El otro Mundial que la FIFA mira con cariño

El crecimiento y la profesionalización que han tenido los esports los vuelve un negocio millonario que hasta la propia casa madre del fútbol los mira con la misma atención que al propio Mundial de Qatar.

442

Ya se siente respirar el Mundial de Qatar en nuestros oídos a menos de 30 días para que ruede la pelota en el evento deportivo que paraliza al mundo entero. Los organizadores y la FIFA ya se frotan las manos ante los números que se calcula, será un nuevo récord de recaudación en todo concepto.

Sin embargo, mientras el partido inaugural se acerca, hoy los ojos del mundo se centran en un espectáculo deportivo diferente pero que va creciendo rápidamente en audiencia y se ha transformado en un negocio millonario que pocos expertos aventuraban: Los Esports.

Los deportes electrónicos, también llamados ciberdeportes o esports, son competiciones de videojuegos que se han convertido en eventos de gran popularidad.

Por lo general, los deportes electrónicos son competiciones de videojuegos multijugador, particularmente entre jugadores profesionales que tienen detrás a un grupo de especialistas que van desde un nutricionista hasta psicólogos para ayudarlos a alcanzar su máximo potencial en el juego-deporte.

Esports vs. Sports

El mercado global de esports está valorado actualmente en U$D 1.380 millones, y se espera que crezca a más del 23% anual y alcance un valor de U$D 2.890 millones para 2025. Con más de 730 millones de personas viendo deportes electrónicos en todo el mundo.

Las compañías de medios acuden a la industria tratando de asegurar valiosos acuerdos de derechos de transmisión, mientras que los patrocinadores están ansiosos por poner sus nombres en las principales competiciones de deportes electrónicos.

Gracias a la combinación de un ajuste tecnológico y cultural, la audiencia de esports está creciendo de forma exorbitante. En los Estados Unidos, los deportes electrónicos fueron superados solo por la NFL en términos de audiencia en 2020, a pesar de que el 80% de los estadounidenses declaró no saber qué esports estaban o no tenían ningún interés en ellos.

Aunque todavía lejos del dominio absoluto de fútbol en términos de audiencia global, con una base de fanáticos estimada de 3.500 millones de personas en todo el mundo, los deportes electrónicos están en la vía rápida para convertirse en quizás el segundo más importante deporte en el planeta en los próximos años.

Al ver estos números, era claro que la FIFA no se lo iba a perder. Ya en 2004, la organización que dirige Gianni Infantino puso en marcha la Copa Mundial Interactiva de la FIFA, que hoy se ha convertido en la Copa Mundial de la FIFAe.

Más recientemente, en 2017, la Liga Nacional de Fútbol de los Estados Unidos lanzó el torneo de esports de Madden. En Argentina, Boca Juniors y River Plate fueron pioneros regionales, y ambos compiten, junto a Newell's Old Boys, en la Liga Master Flow, la mejor de Argentina. El país también tiene una pequeña liga de 8 equipos que es exclusivo para equipos de fútbol.

Las claves del éxito

Hay varias razones por las que los deportes electrónicos han experimentado un auge tan masivo. Uno de ellos es la mejora en la infraestructura de Internet en todo el mundo y el gran cambio en la audiencia tendencias que han visto que el tiempo dedicado a los dispositivos móviles supera el tiempo dedicado a la televisión y otras fuentes de medios.

Plataformas como YouTube, Facebook y Twitch ayudan a amplificar la fama de streamers y jugadores profesionales, que a menudo se consideran más accesibles que personalidades del deporte tradicional.

Otro elemento clave: la inclusión. Si bien los deportes tradicionales suelen estar segregados y no siempre amigable con las diferentes identidades de género, en los deportes electrónicos el campo de juego es más parejo. Ni siquiera necesitas ser un atleta, basta con dedos rápidos y una estrategia bien pensada.

Sin duda hemos recorrido un largo camino desde los días de Dennis Thresh Fong, considerado como el primer jugador profesional (por el que fue incluido en los Guinness World Records).

Con pronósticos de crecimiento salvaje y miles de millones involucrados, aquellos que solían reírse disimuladamente de la idea de videojuegos deportivos compitiendo codo a codo con los deportes tradicionales han tenido que comer sus palabras Así que dejemos de lado todas las dudas de una vez por todas. Los deportes electrónicos son más que un simple juego. Son un gran negocio y están aquí para quedarse.

Texto especial Nicolas Brandoni, experto en comunicacion digital, CEO de Peek estudios.

En esta Nota